access_time 10:16
|
4 de diciembre de 2006
|
|

La UCR en su laberinto

En esta columna de una periodista de la agencia española Efe, se puede apreciar el deterioro en el que se ha sumido el radicalismo nacional, un partido de 114 años. Una mirada extranjera y necesaria

         El nuevo titular de la centenaria Unión Cívica Radical (UCR), Gerardo Morales, insistió en que activará una alianza con el ex ministro de Economía Roberto Lavagna, lo que ratifica la intención del partido de hacerse fuerte en los comicios del 2007 a base de acuerdos con otros sectores políticos. Mientras un sector de la UCR, segunda fuerza parlamentaria de Argentina, está cada vez más cerca de una alianza con Lavagna, ex ministro del actual Gobierno, otro grupo apuesta a la concertación propuesta por el presidente del país, Néstor Kirchner, perteneciente a las filas del Partido Justicialista (PJ, peronista).



        De esta manera, ambos sectores buscan hacerle frente a la profunda crisis que atraviesa el partido y que lo mantiene dividido desde hace meses. Además, con vistas a las elecciones presidenciales del año próximo, ambas alas de la UCR pretenden revertir los resultados obtenidos en los comicios generales del 2003, en los que Leopoldo Moreau, el candidato del partido creado hace 114 años, quedó en el sexto lugar con sólo 2,3 por ciento de los votos, en la peor derrota de la historia de la agrupación.



         El partido no había logrado recuperarse entonces de la renuncia producida en el 2001 del ex presidente radical Fernando de la Rúa, en medio de un fuerte estallido social y económico en el país sudamericano. “Hay que encarar esta etapa sin hipocresías. Y hay una opinión generalizada, mayoritaria, dentro de la que me incluyo, de tener a Lavagna como dirigente para que pueda liderar este frente”, sostuvo el senador Morales en declaraciones a radio América, un día después de haber sido electo titular del Comité Nacional de la UCR. Morales asumió después de la renuncia de Roberto Iglesias, quien estaba en contra del modo en que dirigentes de su misma línea llevaban adelante negociaciones para acordar una alianza con Lavagna, quien presentó esta semana su propuesta de Gobierno de cara a la votación del año próximo.



       Así, la asunción de Morales ratificó el objetivo de este sector de la UCR de formar alianzas con otros sectores partidarios de oposición, como el de Lavagna, aunque no descartan la posibilidad de estrechar lazos con otras agrupaciones. “Como presidente del partido, voy a garantizar, explorar y avanzar esa línea (de acuerdo con Lavagna) y también en retomar el diálogo con la líder del ARI, Elisa Carrió, y con el socialismo”, manifestó el flamante titular del partido, aunque aclaró que la mayoría “se inclina a buscar un consenso” con el ex ministro de Economía, quien renunció a su cargo en diciembre del 2005.



         Este sector del radicalismo se ilusiona con repetir el triunfo de la oposición alcanzado en octubre pasado en las elecciones para la Convención Constituyente de la provincia argentina de Misiones, que significó el primer revés acusado por el Gobierno nacional, que goza de alta popularidad. “El presidente Néstor Kirchner concentra el poder sin límites, acumulado por izquierda y por derecha. El desafío tiene que ver con lo que pasó en Misiones, que es poner límites al abuso de poder y encontrar la manera de construir una alternativa de gobernabilidad para Argentina”, sostuvo Morales.



       En aquella oportunidad, el Frente Unidos por la Dignidad (FUD), liderado por el obispo Joaquín Piña y con el apoyo de todos los sectores de la oposición nacional, derrotó al gobernador de Misiones, Carlos Rovira, que pretendía reformar la Constitución para incorporar la reelección indefinida, con el apoyo de Kirchner. Este sector del radicalismo pretende unir fuerzas con otros partidos ante una eventual candidatura a la reelección por parte de Kirchner, mientras que otro grupo de la UCR optó por apoyar al actual mandatario.



         También existen posibilidades de que la primera dama, la senadora Cristina Fernández, se presente como candidata a presidenta, según señalan desde hace meses fuentes del Gobierno. Los portavoces, en tanto, no descartan que dirigentes radicales del ala que apoya a Kirchner, que se ganaron el mote de radicales K, formen parte del futuro gobierno en caso de que el matrimonio presidencial gane en los comicios del año próximo.

TEMAS:

Opinión

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.