access_time 22:44
|
28 de julio de 2006
|

DOBLE CRIMEN, UNA HISTORIA (SEGUNDA PARTE)

La trama oculta tras los asesinatos

Las muertes de Flavio Piottante y una de sus pacientes derivó en una historia sorprendente donde se mezclan política de dudosas lealtades e intereses partidarios de poca monta

            Las tragedias como el asesinato del psicólogo Flavio Piottante (39) y su paciente Analía Estrella Libedinsky (30) crean una conmoción social desusada. Sus casos se transforman en comentario permanente en las mesas familiares, en las puertas de los colegios, en reuniones de amigos y en la sociedad toda. Eso pasaba en cada esquina, en cada bar, en cada comida el viernes 14, cuarenta y ocho horas después de consumado el crimen y al día siguiente de hallados los cuerpos.


          Esa noche, en una sanwichería, cenaban el único sospechoso de los asesinatos, Mauricio Javier Suárez, y Diego Coronel, director de Logística del Ministerio de Seguridad -quien fue el alto funcionario que declaró en la causa- y, en esa mesa, como ninguna otra, el tema estaba candente. Según la historia que pudimos reconstruir consultando a por lo menos media docena de fuentes, Suárez llegó esa noche a reunirse con Coronel bastante más tranquilo.


         Quizás la alteración de las primeras horas se había calmado después de que el jueves a la noche durmiera en el departamento sólo con su hijo y con el de la pareja anterior de Andrea Troncoso, su ex mujer, un niño al que ama como propio. Esa actitud y la frase que disparó ante un grupo de conocidos, asegurando que sus hijos no iban a quedarse sin mamá, liberó mil conjeturas en la semana que pasó.


SÁNGUCHE ATRAGANTADO.


        Ese viernes a la noche, mientras trascurría la cena, Suárez miró a los ojos a su amigo Coronel y le dijo:"Me mandé una cagada", y habría agregado una frase que daba a entender algo así como que a la chica que estaba con Piottante la había tenido que matar también. El psicólogo, que era el novio de Andrea, habría sido el blanco del odio de Suárez cuando se enteró que veía a los chicos, el hijo propio y el mayor. El funcionario, atónito, sólo habría respondido, según lo que ya circula en la Casa de Gobierno,"tenés que rajarte del país", y, acto seguido, le habría prometido encargarse del tema.


         Esta versión que pudimos reconstruir difiere un poco de la que aparece en el expediente judicial, donde Coronel aseguraría que el que tiró sobre la mesa la idea de irse del país fue el mismo sospechoso, actualmente prófugo.


IDENTIKIT.


       Quienes conocen al funcionario lo describen como uno de los clásicos jovencitos provenientes de la Franja Morada que "se comieron el verso del poder y les encanta hacerte creer que pueden manejar todo". Su acceso directo a personajes importantes del Gobierno y su trato personal y casi diario con un hombre de su generación y referente principal del cobismo, sumado a su situación en el Ministerio de Seguridad, "potencian sus gestos grandilocuentes y su manía por el celular", asegura gente que lo trata desde hace años.


         Coronel habría intentado, horas después de que su amigo le hiciera la confesión, manejar la situación e, incluso, habría realizado un par de llamadas a un altísimo funcionario del Ministerio de Seguridad para decirle que estaba con "el que mató al psicólogo, que es amigo mío".Un par de cruces de llamadas entre líneas podría develar este misterio y, a su vez, llevar a la Justicia a preguntarse por qué no se le avisó con mayor celeridad de tal novedad.


       Aunque también el primer fiscal de la causa, Daniel Carniello, debería explicar por qué no aceptó el pedido de otro hombre del Ministerio de Seguridad, a escasas horas del crimen, de intervenir los teléfonos de una larga lista de ex y parejas de los ex de las víctimas. O por qué, este magistrado, cuando Suárez estuvo el viernes en la puerta de la fiscalía, acompañando a Andrea Troncoso, no le tomó declaración y recién lo citó para el lunes. Quizás lo haya visto tranquilo, actuando como lo hacía ante quienes lo llamaban por teléfono en esas horas para solidarizarse por la situación que, supuestamente, lo rozaba.


        A propósito, los investigadores también se preguntan varias cosas sobre Andrea, novia de Piottante y ex pareja de Suárez. A los pesquisas les llama la atención que, en la madrugada del jueves 13, horas antes de que se encontraran los cuerpos, Troncoso vino desde su vivienda de Vistalba hasta el centro para ver a Piottante, algo que ya había intentado la tarde en que se cometieron los crímenes. ¿Sabría o sospecharía algo de tamaña tragedia? DEMORADO. La demora del funcionario, quizás ganado por la amistad antes que por su deber, fue fundamental, según creen en los alrededores del actual fiscal del caso, Eduardo Martearena, para que Suárez pudiera escapar. Pero la historia de enredos y desaciertos políticos no termina allí.


        El domingo 16, por la tarde, cuando ya la noche caía, más de 30 horas después de la confesión de Suárez a Coronel, el funcionario llegó al despacho del fiscal a declarar junto a los otros dos amigos que vivían con el sospechoso y que no estaban en la Ciudad a la hora de las muertes. Ante el tenor de las declaraciones, las fuentes consultadas aseguran que Martearena tuvo un primer encontronazo con Coronel, a quien le recordó su carácter de funcionario del área de Seguridad. Luego, decidió allanar el departamento de la calle San Lorenzo donde vivía Suárez.


       Los investigadores encontraron allí una valija llena de ropa que, al parecer, no había alcanzado a llevarse, y sólo faltaban calzados del sospechoso, los que habría alcanzado a hacer desaparecer, al igual que el arma asesina.


         Eso explicaría por qué los investigadores no encontraron ningún calzado para periciarlo con las huellas número 42 encontradas en el lugar del crimen. El lunes 17, según la reconstrucción que pudo hacer este diario, Coronel volvió ante Martearena, pero su nueva declaración fue, al menos, extraña. El ministro de Seguridad y jefe de Coronel, Miguel Bondino, llegó al despacho del fiscal para expresarle que su cartera iba a colaborar en lo que fuera necesario en la investigación y, tras cartón, le comentó que su colaborador estaba muy preocupado y quería hablar. El fiscal le pidió que pasará y Coronel llegó acompañado de un policía. Allí se produjo otro cruce entre fiscal y funcionario que aún hoy resuena en el ambiente.


PREOCUPACIÓN.


        El viernes 21 a la mañana, cuando los diarios mostraron la molestia del fiscal con el funcionario, el gabinete de Seguridad entró en crisis. El mal humor y la preocupación regada con algunas lagrimas fueron la constante, pero se desató una interna feroz que hasta ahora no existía en ese ministerio. Esa misma mañana, el ministro y Coronel habrían visitado a un reconocido abogado penalista para pedir consejo ante la aparición del nombre del amigo de Suárez en los medios. Mientras todo esto ocurre, investigadores y Justicia siguen buscando, a través de testimoniales, juntar más datos, certezas y, sobre todo, intentar saber qué

LAS VÍCTIMAS.


      Analía Estrella Libedinsky y Flavio Piottante, paciente y psicólogo. ! La inacción de algunos funcionarios podría atentar contra la rápida resolución del caso.


DESTACADO


       pasó y dónde está Mauricio Suárez. Sólo saben que se habría llevado algo de plata que tenía guardada, pero no era mucha, aunque también saben que su carácter entrador y la frialdad que mostró en las últimas horas le darían las herramientas para armar una historia y sustentarse fuera del país. Aunque también saben que en los últimos tiempos su empresa de construcción le estaba dando dividendos interesantes, pero era de no ahorrar y de darse una vida llena de gustos, cosa que no podría suceder en su condición de fugado y que podría ser su talón su Aquiles.


      Así las cosas, con el correr de los días el crimen pasional que más conmovió a Mendoza en los últimos años no puede cerrarse sin la detención del principal sospechoso. La trama, por ahora, sólo se ha transformado en un cruce de acusaciones entre funcionarios y magistrados, llevando una vez más a la Justicia lo más lejos posible de la verdad.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.