access_time 19:37
|
9 de diciembre de 2006
|
|
ELECCIONES 2007

La posibilidad de elegir a una mujer como presidente

Varias encuestas han destacado a figuras femeninas para dirigir el país el año que viene. Especialistas opinan sobre el avance de las candidatas en América y Europa

        La creciente aparición de candidatas mujeres, como parte de un fenómeno con incidencia nacional e internacional, obligará cada vez más a los argentinos a confrontar viejos prejuicios y nuevas valoraciones al momento de decidir, en el 2007, el género de su voto. La posible postulación a presidenta de Cristina Fernández de Kirchner –sumada a otras aspirantes, como Elisa Carrió, Patricia Walsh o Patricia Bullrich–, los efectos de una tendencia mundial representada en figuras como la francesa Ségolène Royal o la chilena Michelle Bachelet y la influencia ascendente del padrón femenino en las elecciones se combinan como facetas de un proceso definitivo.


         Ya en los comicios de octubre del 2005, las mujeres en condiciones de votar (13.370.692) superaban visiblemente a los hombres (12.727.407). El interrogante es, entonces, determinar hasta qué punto un cambio de época puede modificar las costumbres de un electorado que jamás eligió a una mujer como presidenta. “Sí, creo que Argentina está preparada para tener a una mujer presidenta, por buenos y malos motivos”, asevera la doctora en filosofía Diana Maffia, directora del Instituto Hannah Arendt. Entre las causas malas, Maffia destaca “cierta inclinación a seguir corrientes internacionales”. “Ahora resulta glamoroso”, comentó con ironía.


        Entre los buenos motivos, en cambio, Maffia alude al desarrollo de “un movimiento de mujeres muy fuerte, con iniciativas cada vez mejor formuladas” y a las redes tendidas por el movimiento feminista con otras “iniciativas sociales que permitieron consensuar nuevas formas de ejercicio del poder”. “Las candidaturas femeninas encarnan en América latina, pero también en Europa y otros lugares del mundo, la demanda de la población a favor de un cambio en la dirigencia política”, evalúa la socióloga y analista de opinión pública Graciela Rommer.


      En un tiempo caracterizado por la depreciación de la dirigencia, la socióloga advierte que las mujeres tienen valores adicionales para el electorado: son vistas con un grado de externalidad importante con respecto a la política, mayor sensibilidad social, criterio para administrar recursos y transparencia en la gestión. Pero, más allá de la visión positiva, la condición femenina resulta insuficiente para garantizar por sí sola el éxito electoral y, en especial, cuando se trata de una candidatura presidencial, donde los votantes exigen condiciones particulares.


      La encuestadora reconoce que “es más fácil para las mujeres adecuarse al perfil de candidatas a legisladoras” que amoldarse a las expectativas que se exigen para los aspirantes a presidente. En Argentina, el proceso se muestra incipiente, pero, con mayor o menor celeridad, también aparece como irreversible.

TEMAS:

El País

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.