access_time 00:10
|
11 de mayo de 2007
|
|

La policía le pidió a una escuela que cuidara una plaza cercana

El director del colegio Murialdo, ubicado frente al club homónimo, criticó duramente la política de seguridad que se lleva a cabo en la zona, que parece liberada, y recordó que desde Relaciones con la Comunidad le pidieron el personal de seguridad de la institución para vigilar la plaza del barrio Covit, situada a un par de cuadras del establecimiento.

    El director del colegio Murialdo, ubicado frente al club homónimo, criticó duramente la política de seguridad que se lleva a cabo en la zona, que parece liberada, y recordó que desde Relaciones con la Comunidad le pidieron el personal de seguridad de la institución para vigilar la plaza del barrio Covit, situada a un par de cuadras del establecimiento. “Hay una función de control, que corresponde al Estado, que no se cumple. Si hay seguridad de la policía, nunca la vemos. Si está, está muy bien disimulada, porque nadie la ve”, disparó Daniel Dotori, rector del Murialdo. A la salida de clases, el movimiento vehicular en Bandera de Los Andes se agudiza y el riesgo crece en esa zona, una de las más transitadas, según lo reconoció la distrital de la policía.

    “Desde el colegio hemos reclamado que a la salida pongan un policía motorizado para que se respete el paso pero nos hemos cansado de pedir y nada ha pasado”, detalló el educador del colegio. Lo más particular que vivió este establecimiento sucedió a fines del ciclo lectivo pasado.“ Vino un funcionario de Relaciones con la Comunidad con una mamá del colegio. El hombre empezó a relatar toda una historia que se da en la plaza Covit, la que incluso la municipalidad limpió un poco, porque ahí los chicos se acobachaban para drogarse y después cometían delitos”, recordó Dotori.

    “Este señor me preguntó si teníamos sistema de seguridad. Yo le comenté las distintas medidas que hemos implementado, las que incluyen seguridad privada y cámaras. Cuando le termino de explicar, el hombre me preguntó si el personal de seguridad nuestro podía pasar todos los días por la plaza”, relató Dotori, quien se sorprendió con el pedido. “Yo inmediatamente le pregunté si me estaba haciendo una cargada. ¿Esto es una joda para Tinelli?, le dije. ¿Para qué tiene la gente de la Comisaría 9ª a tres cuadras?”, señaló. Lo cierto es que el pedido policial fue ridículo. Algo también llamativo es que los vecinos de la zona si bien tienen la Comisaría 9ª a tres cuadras, como es sólo judicial no puede labrar denuncias. Por lo que ante cualquier hecho deben recurrir al destacamento policial ubicado en el barrio Unimev, lo que para ello resulta todo un despropósito.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.