access_time 08:21
|
9 de febrero de 2018
|
Homicidio en Maipú

La pelea de vecinos que terminó en crimen y era desconocida

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1518138336619portada01.jpg
Rodolfo Lepe, el sospechoso, y Alberto Fabián Hernández, la víctima.

Alberto Fabián Hernández (43) fue asesinado de una puñalada en el pecho en la vereda de su casa de Fray Luis Beltrán. Por el hecho fue detenido un vecino, identificado como Roberto Adolfo Lepe. El episodio ocurrió en diciembre.

Por lo general, las muertes violentas no pasan desapercibidas en los medios locales. Los homicidios suelen ocupar un lugar importante dentro de las páginas policiales, por lo que resulta inusual que el fallecimiento de un hombre que fue agredido no llegue a conocerse. Sin embargo, el crimen de Alberto Fabián Hernández Funes (43) tardó en trascender.

El hombre recibió una puñalada en el tórax tras mantener una discusión con un vecino la noche del 3 de diciembre en el barrio San Cayetano de Fray Luis Beltrán, Maipú. Si bien se conoció que la víctima fue lesionada y estaba grave, nunca se supo que falleció diez días después en el Hospital Lagomaggiore.

Al señalado autor, identificado como Rodolfo Adolfo Lepe Quiroz (30), no se lo volvió a ver por la zona durante varias semanas.

Pero, los detectives fueron pacientes. Sabían que el sujeto no tenía recursos como para permanecer en la clandestinidad durante mucho tiempo.

Así, la tarde del 22 de enero, los sabuesos tomaron conocimiento de que el sospechoso había regresado a la barriada, por lo que se dirigieron hasta allí y lo capturaron sin problemas.

Lepe Quiroz quedó a disposición del fiscal de Homicidios Horacio Cadile, que lidera la instrucción de la causa. El representante del Ministerio Público lo imputó por homicidio simple y lo envió a la cárcel. De esa forma, el presunto matador sumó un nuevo antecedente a su extenso prontuario, detallaron los pesquisas.

El caso

Eran los últimos días de la primavera y las noches se presentaban ideales para estar al aire libre, incluso, si era fuera de las casas. Justamente, la noche del sábado 3 de diciembre, Alberto Hernández sacó una sillas de su vivienda del barrio San Cayetano y se dispuso a tomar alguna que otra bebida alcohólica en la vereda. Instantes después, Rodolfo Lepe, un vecino, se acercó y compartieron algunos tragos mientras conversaban, de acuerdo con la investigación.

Pero, en un momento, la tranquila reunión fue cambiando de tono y la charla se transformó en discusión. La tensión entre ambos sujetos fue subiendo hasta que el que había arribado hacía unos momentos sacó un arma blanca y le propinó una puñalada en el pecho al dueño de casa, quien quedó tendido en el piso mientras su agresor huía del lugar, indicaron las fuentes del caso.

La víctima fue asistida por su esposa, quien estaba en el interior de la vivienda y se había percatado de la violenta situación, lo que le permitió observar cómo su vecino atacaba a su pareja.

La mujer pidió auxilio a habitantes de las inmediaciones y uno trasladó a Hernández Funes al Hospital Metraux en su vehículo particular. Una vez en el nosocomio, el hombre fue atendido por una médica de la Guardia que le diagnosticó una herida de arma blanca en el hemitórax izquierdo con evisceración, o sea, que las vísceras abdominales habían salido hacia el exterior.

El estado de la víctima era grave y debieron derivarla al Hospital Lagomaggiore, mientras desde el centro médico maipucino se encargaron de dar aviso a las autoridades policiales.

Minutos más tarde, personal de la Unidad Investigativa Departamental Maipú (UID) arribó a la escena del crimen. Allí, los agentes se encargaron de entrevistar a la mujer de Hernández Funes, testigo presencial del hecho, quien les contó su versión de los hechos. Pero, en ese relato, la fémina no arrojó el nombre del agresor y aseguró que se trataba de un hombre al que jamás había visto, según contó una persona allegada al caso.

Luego, ya con personal de la División Homicidios trabajando bajo las directivas del fiscal Cadile, otros residentes de la barriada indicaron que habían visto a la víctima con Roberto Lepe, quien vivía en el lote 71 de ese complejo. Los pesquisas fueron a verificar si encontraban al sospechoso en su casa, pero no había rastros de él.

La situación del sindicado atacante se complicaría el miércoles 13 de diciembre. Es que, Hernández Funes nunca mostró signos de mejora, y, su cuadro empeoró ese día al punto de ocasionarle la muerte. Más allá de esto, la causa había comenzado a investigarse como un homicidio desde un primer momento, explicaron pesquisas.

Durante los siguientes días, la pesquisa continuó y todos los indicios apuntaban a Lepe, por lo que se solicitó un pedido de captura contra él.

Tras algunas semanas de una “relajada” búsqueda, debido a que los detectives sabían que caería pronto, se logró su detención a las 19 del 22 de enero, en la misma barriada donde se produjo el hecho de sangre. Horas después fue acusado por el delito de homicidio simple y terminó tras las rejas del penal Boulogne Sur Mer.

Prontuariados

En este caso, como en muchos otros homicidios, tanto la víctima como el presunto victimario contaban con una extensa lista de antecedentes en su haber.

El ahora interno Rodolfo Lepe inició su expediente en setiembre del 2004, cuando se le imputó un hurto en grado de tentativa. En los años siguientes continuó registrando causas judiciales por amenazas graves en el 2005; amenazas en el 2006; daño, lesiones y amenazas en el 2007; tenencia ilegal de arma de fuego

La lista continúa con un robo simple agravado por la participación de un menor, ambas en el 2008; dos antecedentes por robo agravado por el uso de arma de fuego en el 2010, y las últimas, previas al crimen, por encubrimiento y lesiones graves dolosas (2013), de acuerdo con fuentes policiales.

Por su parte, el fallecido también había tenido su pasado en el ambiente delictivo. Hernández Funes había registrado su primer antecedente allá por agosto de 1992, al ser acusado de un robo en grado de tentativa.

Un mes después se le sumaron dos causas por robo y estafa. Mientras que en la Navidad de ese año fue detenido por hurto. Pero, su accionar continuó con una averiguación delito en 1993. Varios años después, en el 2001, fue investigado por abuso sexual. En el 2002 sumó dos causas por lesiones calificadas y un robo agravado.

Luego le figuran antecedentes por lesiones graves calificadas y lesiones recíprocas en el 2005, robo simple en el 2009, hurto simple en el 2010, amenazas agravadas en el 2011, robo agravado en el 2014 y amenazas simples en el 2015, según la información policial.

Comentarios de la nota

© 2019 Copyright.