access_time 11:47
|
28 de enero de 2020
|
|

Nepotismo

Le habían advertido a Destéfanis que no contrate a su madre

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1580222866521Flor%20Deste%CC%81fanis.jpg

Antes de asumir como intendenta de Santa Rosa, la ex reina de la Vendimia consultó a la Oficina de Ética si era legal la designación de su progenitora. Le dijeron que no correspondía, pero igual lo hizo.

Después de ganar las elecciones en Santa Rosa, Flor Destéfanis solicitó la opinión de la Oficina de Ética Pública para saber si existía algún impedimento para contratar a su madre Adriana Aveiro como titular de la Asesoría Legal del municipio. La respuesta de la Dirección de Investigaciones Administrativas y Asuntos Judiciales de esa dependencia provincial no fue la esperada por la joven intendenta peronista: una disposición de comienzos de diciembre del año pasado confirmaba que la posible designación era irregular. Sin embargo, la jefa comunal desoyó ese dictamen y de todas maneras avanzó con la contratación de su progenitora.

En la nota que envió a la Oficina de Ética Pública antes de asumir, Destéfanis dejó en claro su intención de "asistirse con la ayuda profesional de su madre, persona de su extrema confianza". Por eso, consultó "si existiría alguna restricción legal o ética para asignarle la función de asesora letrada en el Municipio".

La intendenta reconoció en esa nota que existe una restricción para el nombramiento de parientes directos, como determina el artículo 7 (inciso 7) de la ley 8.993. Esa norma indica: "Los sujetos obligados/as cuyas facultades determinen la designación de personas para el ejercicio público, no podrán designar parientes dentro del segundo grado de consanguinidad, o tercero de afinidad para que presten servicios en la repartición a su cargo, salvo que cumplan con el requisito de idoneidad debidamente acreditado".

Destéfanis se apoyó en las últimas diez palabras de ese inciso ya que consideró que Aveiro puede acreditar idoneidad para ocupar ese cargo, teniendo en cuenta "el curriculum y experiencia públicamente conocida". En otras palabras, para la intendenta la situación de su madre puede ser considerada dentro de la excepción que menciona la ley.

Sin embargo la opinión de la Oficina de Investigaciones Administrativas y Ética Pública fue muy diferente. Si bien destacó el gesto de Destéfanis de consultar a esa dependencia sobre la posible designación de su madre y evitó realizar valoraciones sobre las capacidades de Aveiro, respondió que "estamos frente a una situación de inhabilidad" y que "es claro que constituye una prohibición legalmente expresa para los funcionarios designar a sus parientes".

Así las cosas, el Dictamen 239 del año pasado concluye que "la hipótesis analizada no se encontraría en la situación de excepción" que menciona la ley, por lo que puso reparos a la contratación de Aveiro "sin previa verificación y acreditación pública de su idoneidad". Y resaltó que, en todo caso, la abogada debería haber rendido un concurso para ingresar a trabajar al municipio.

Destéfanis no le hizo caso al dictamen y contrató a su madre. "Ella lleva 16 años como jefa de Asesores en San Martín", se justificó a fines del año pasado, cuando el escándalo estalló. Además, en declaraciones radiales, no desmintió que se trate de un caso de nepotismo: "Sí, puede ser como muchísimos miembros de los distintos partidos políticos que confían en sus propios familiares que además tienen idoneidad".

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

© 2019 Copyright.