access_time 19:21
|
25 de agosto de 2019
|

La NASA investiga el primer delito ocurrido en el espacio

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1524680575769estacion%20espacial.jpg

El organismo espacial tuvo que intervenir ante un caso de divorcio entre una astronauta de la Estación Espacial Internacional y una agente de inteligencia, que tuvo derivaciones insospechadas.

La Agencia Aeroespacial Estadounidense (NASA) ha tenido que intervenir en un caso de divorcio que derivó, a su vez, en el primer crimen cometido en el espacio porque una de las involucradas era una astronauta que estuvo meses en la Estación Espacial Internacional. 

La denunciante es Summer Worden, una ex oficial de inteligencia de la Fuerza Aérea. En 2018, Worden comenzó a preguntarse cómo era que su ex esposa, Anne McClain, sabía que había comprado un auto, dónde y cuánto le había costado exactamente.

Worden y McClain estaban involucradas en una dura disputa por la tenencia de su único hijo, un niño de 4 años. En el litigio, la supuesta incompetencia económica de Worden era uno de los principales argumentos de McClain para quedarse con el menor.

Ante las sospechas, Worden pidió a su banco un registro de los accesos que se había hecho con sus datos a su cuenta bancaria. Y uno le dio la pista clave: una de las direcciones de internet provenía de la NASA.

No era cualquier dirección. McClain es una astronauta que estuvo 6 meses en la Estación Espacial Internacional (ISS). Desde la estación, McClain habría realizado los accesos para indagar entre los gastos de su ex pareja.

McClain reconoció que lo había hecho y se justificó diciendo que fue sólo para supervisar los gastos que aún sostenían entre ambas. Además, recalcó que había ingresado con los datos que la propia Worden le había proporcionado antes de su separación.

Sin embargo, Worden puso una denuncia ante la Comisión Federal de Comercio de EEUU (FTC) acusando a McClain de usurpación de identidad y de transgredir la privacidad de sus estados de cuenta.

Pero la denuncia tuvo derivaciones inesperadas, ya que la Estación Espacial Internacional había sido el escenario del supuesto delito. La estación es un ámbito donde tienen jurisdicción Estados Unidos, Rusia, Japón, la Unión Europea y Canadá. Hasta ahora nunca se había investigado un delito ocurrido en el espacio.

El abogado de McClain, Rusty Hardin, explicó que la astronauta tenía plena certeza de que no hizo nada de mala fe. Según el jurista, su única intención fue asegurarse de que hubiera suficientes fondos para pagar las cuentas relacionadas a los gastos de su hijo, labor que había llevado a cabo durante toda la relación.

Pero según Worden, McClain le envió desde el espacio correos electrónicos con mensajes amenazantes, acusación que la astronauta niega rotundamente.

Por ahora es la NASA la que tomará cartas en el asunto, pero un factor que no se había previsto es qué ocurrirá si es la justicia quien ordena periciar las computadoras instaladas en la Estación Espacial Internacional, que tienen información muy sensible.

Comentarios de la nota

© 2019 Copyright.