access_time 17:57
|
1 de octubre de 2018
|
|
Próvolo

La mitad de los condenados por abuso está en rehabilitación

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1538245830319traslado%20de%20Bord%C3%B3n.jpg
Jorge Bordón confesó los abusos y recibió diez años de condena.

La semana pasada se produjo la primera sentencia por las violaciones a niños perpetradas en el instituto Próvolo, tras la confesión de uno de los detenidos. Jorge Bordón tiene la posibilidad de optar por un tratamiento antes de recuperar la libertad. Actualmente, 250 internos forman parte de un programa para recuperarse.

Jorge Bordón, el empleado administrativo que oficiaba de monaguillo y que esta semana confesó haber cometido 11 violaciones contra los alumnos del instituto Próvolo podría acceder a la libertad en cuatro años.

Uno de los cuatro acusados de los abusos sexuales contra niños y adolescentes hipoacúsicos sorprendió con su declaración y fue sometido a un juicio abreviado, mientras que los sacerdotes Nicola Corradi y Horacio Corbacho, como el jardinero Armando Gómez, deberán enfrentar un debate oral.

Mientras cumple parte de la sentencia que lo condenó a 10 años, pero que será menos el tiempo que pase tras las rejas si tiene una buena conducta,  Bordón tiene la oportunidad de someterse a un tratamiento "para recuperarse del trastorno psicológico que prevalece en perfiles como el suyo y no volver a reincidir", de acuerdo con lo que se ofrece desde el sistema carcelario.

En Mendoza, de 500 condenados por delitos contra la integridad sexual, casi la mitad está dentro del Programa Provincial para la Prevención de la Reincidencia de Autores de Delitos de Índole Sexual, cuyo abordaje es psicológico- conductual y social, con una duración de dos años, según datos oficiales.

Este sistema de contención se aplica en la provincia hace unos ocho años y hasta el momento "no se ha detectado el reingreso a la cárcel de aquellos que pasaron por esta experiencia y recuperaron la libertad", según indicaron desde el Servicio Penitenciario.

Cómo se trabaja

Esteban Lupiañez, psicólogo y jefe del programa, explicó que el tratamiento tiene una orientación cognitiva-conductual y la persona que ingrese lo debe hacer voluntariamente.

"Hace ocho años que estamos trabajando en Mendoza con una adaptación en nuestras cárceles a un modelo de recuperación para presos que proviene de España y que se instaló luego del caso de "El Chacal" que conmocionó a la provincia", señaló el profesional.

La historia del Chacal, Armando Lucero, refiere al caso del mendocino que por más de 20 años abusó de su hija y tuvo siete niños con ella producto de los vejámenes. El Chacal murió cumpliendo su condena en 2010 a los 68 años.

Fue allí cuando nació esta forma de abordaje, dirigido fundamentalmente a varones que hayan cometido delitos sexuales y la dinámica parte del trabajo en la terapia de grupo.

"Una vez a la semana, durante dos años, el interno  participa de un trabajo grupal cerrado, donde no ingresarán nuevos participantes para respetar la intimidad y el proceso terapéutico", indicó el especialista.

Entre los momentos claves del tratamiento, Lupiañez remarcó: "Una de las instancias más duras es la aceptación de lo que pasó. Por su tipicidad es un delito muy difícil de reconocer para quien lo cometió y una vez que uno se anima a contarlo, motiva a los otros compañeros a hacerlo".

Si bien Lupiañez tomó en cuenta los factores negativos que tiene el encierro para iniciar un tratamiento de estas características, "tratamos de sostener los aspectos favorables para seguir trabajando y hemos encontrado resultados satisfactorios ".

Requisito para pedir la libertad condicional 

Sebastián Sarmiento, juez del Juzgado Penal Colegiado Nº1 (especialista en ejecución de penas), consideró que "es uno de los programas más serios que tiene el Servicio Penitenciario y que ha logrado sostenerse en el tiempo, con niveles muy bajos de reincidencia".

Sarmiento señaló que para aspirar a la libertad condicional en este tipo de internos, "es un requisito estar transitando por el programa y es una motivación para ellos para recuperar la libertad, pasar por las distintas instancias que requiere".

El magistrado también puso de relieve que para ingresar hay varios filtros, uno de ellos es estar alfabetizado, " y hay un porcentaje no menor de presos que son analfabetos o tienen algún tipo de retraso que dificulta la lectoescritura".

"Para nosotros es una experiencia muy interesante la que se está dando y muy significativa para los muchachos que están privados de su libertad porque logran un nivel de comprensión de lo que vivieron que es muy importante para la vuelta a la vida social", destacó.

En tanto, Fabricio Imparado, Procurador de las Personas Privadas de la Libertad, evaluó, "dentro de los límites de lo posible es un programa que tiene buenos efectos, pero tiene ciertas dificultades que hacen que no todos puedan acceder".

Seguir el tratamiento

En la visión de los especialistas, una vez que la persona que cumplió una condena por delitos contra la integridad sexual, sale de la cárcel, "es importante que siga siendo abordado por un equipo de profesionales y para ello hay toda una red de efectores públicos", afirmó Sandra Kassis, directora ejecutiva del Hospital de Salud Mental Carlos Pereyra.

"En nuestro hospital están los consultorios externos al servicio de todo aquel paciente que haya pasado por esto en su vida", agregó.

En ese sentido manifestó que "es vital el seguimiento y aportar más herramientas a aquellas que recibió durante su etapa de condena, con el objetivo de disminuir el riesgo de reincidir".

Los consultados coincidieron que ningún tratamiento garantiza la "reincidencia cero", por lo que es fundamental el acompañamiento familiar y social.

"Toda terapia apunta a una rehabilitación positiva, debemos tener presentes la biografía personal y cómo es su personalidad, porque las respuestas son diferentes en cada caso", indicó la especialista.

La profesional también valoró la posibilidad del uso de medicamentos para "disminuir la impulsividad" desde el punto de vista psiquiátrico.

 

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.