access_time 14:25
|
29 de diciembre de 2019
|
|
Investigación en Palmira

La meretriz que estaba con domiciliaria por un crimen y cayó por otro

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1577637994519Portada%20Daiana%20Mun%CC%83oz%20y%20Melanie%20Perez.jpg
Daiana Muñoz, ahora acusada por dos crímenes, y Giuliana Pérez, las detenidas.

Se trata de Daiana Muñoz (28), detenida el viernes tras el asesinato del sereno Walter Cardozo (51). La misma está imputada el homicidio de Nelson "Kaco" Montenegro, ocurrido el año pasado en Ciudad. Por el hecho en el Este también está acusada Giuliana Pérez (19).

Hace poco más de una semana la Justicia ordenó la captura de Daiana Gabriela Muñoz Núñez (28), quien se encontraba con detención domiciliaria acusada por el crimen de Nelson David Kaco Montenegro (37), ocurrido el año pasado en el barrio San Martín de Ciudad. Cuando policías fueron a notificarle que la causa había sido elevada a juicio, constataron que se había dado a la fuga.

Mientras era buscada, la mujer no tardó en caer nuevamente en las garras policiales. Justamente, se vio envuelta otra vez en un caso de homicidio al ser detenida el viernes en el lugar donde fue ultimado de múltiples puñaladas Walter Fernando Cardozo (51), alias Pelusa,  quien estaba trabajando como sereno de la Casa de la Cultura de Palmira.

Ver también: Por este tatuaje identificaron al hombre asesinado y calcinado

Junto a Muñoz fue también aprehendida Giuliana Melanie Pérez Ponce (19). El fiscal de San Martín- La Colonia Gustavo Jadur las imputó por homicidio criminis causa en concurso real con robo agravado por el uso de arma blanca en grado de tentativa y las envió a la cárcel. Esto porque la hipótesis principal sostiene que las mujeres mataron a la víctima para ocultar un asalto.

Según declararon las sospechosas, habían llegado hasta allí como trabajadoras sexuales contratadas por Cardozo, pero este no tenía plata para pagarles y se inició una discusión que desembocó en el ataque letal. Estas también aseguraron que no ellas no agredieron al hombre, sino que lo hizo una compañera que se dio a la fuga.

Estos dichos están siendo comprobados mediante las averiguaciones y trabajo de campo que están llevando adelante los pesquisas esteños. No obstante, la hipótesis del robo se afianzó mediante la declaración de la vecina que llamó a la línea de emergencias 911, quien escuchó a la víctima pedir auxilio a gritos porque "le estaban robando", reveló un detective en charla con El Sol.

Por su parte, la participación de una tercera meretriz no está descartada ya que en la escena no se encontró el arma homicida, lo que coincide con lo descrito por las imputadas, agregaron las fuentes consultadas.

Calcinado

La mañana del miércoles 30 de mayo de 2018, un cuerpo completamente quemado fue hallado junto a uno de los monoblocks del barrio Alto Mendoza II, más conocido como el Fuerte Apache, en el oeste de Ciudad: se trataba del Kaco Montenegro, un personaje considerado peligroso en la zona y con varios antecedentes delictivos.

Los sabuesos liderados por el fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello no tardaron en capturar a los presuntos responsables. A las pocas horas cayeron Ángel Rafael Farías Toledo, más conocido como el Rafa, y Camilo Páez Reinoso.

Con el avance de la investigación, que estaba dos mujeres también quedaron en la mira por el cruento crimen. Eran Agustina Farías Barroso y Daiana Muñoz, hermana y novia del Rafa, respectivamente. Ambas fueron señaladas por varios testigos que declararon en la causa.

Muñoz se mantuvo en la clandestinidad durante algunos meses y fue atrapada el 20 de setiembre del mismo año en una propiedad de unos familiares ubicada en el distrito de Barriales, en Junín.

El 10 de octubre siguiente, la acusada enfrentó una audiencia de prisión preventiva, en la que su representante legal solicitó la prisión domiciliaria.

El juez David Mangiafico, del Juzgado Penal Colegiado Nº 2, le dictó la medida de coerción pero también le otorgó el beneficio, pese a que el fiscal Pirrello se había opuesto. Esto porque el domicilio que había propuesto la defensa estaba en una finca de Rivadavia y no contaba con las condiciones para que utilizara algún dispositivo de monitoreo.

Ver también: Preventiva para los acusados de asesinar y calcinar a un hombre

Así, sin pulsera o tobillera que la vigilara, Muñoz comenzó a pasar sus días detenida en la residencia rural de la Zona Este.

Poco más de un año después, Pirrello elevó la causa a juicio al finalizar la instrucción. Fue allí cuando policías fueron a notificar a Muñoz sobre esa situación y se encontraron con que la misma se había dado a la fuga. 

Acribillado

El miércoles 18 de diciembre se ordenó el pedido de captura de Muñoz. Los detectives de Homicidios habían comenzado a trabajar en colaboración con sus colegas del Este para ubicarla. 

Pero estos se sorprendieron el viernes cuando fueron informados que la mujer había sido aprehendida por otro hecho de sangre en la localidad de Palmira.

La detención se efectuó cuando policías fueron desplazados por un llamado al 911 a la Casa de la Cultura de ese distrito, ubicada en calle Guillermo Fuseo al 297.

Los uniformados encontraron en el interior a Muñoz y Pérez, en medio de un sangrienta escena. Mientras que en el interior del baño dieron con el cadáver de Pelusa Cardozo, que presentaba, al menos, diez cortes en la zona del cuello, detalla la información policial.

Cuando los efectivos trasladaron a las sospechosas a una sede judicial y constataron sus identidades, saltó en el sistema la medida pendiente que pesaba sobre Muñoz.  

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.