access_time 03:56
|
19 de febrero de 2007
|
|
CRIMINALIDAD Y GÉNERO

La mayoría de los crímenes contra mujeres son pasionales

Así lo indica un estudio realizado por profesionales de la asociación civil Espacios para el Progreso Social. El hombre suele arrepentirse luego de haber matado. En muchos casos se utiliza revólver y ocurren de noche.

   La mayoría de los asesinatos en los cuales la víctima es una mujer responden a motivaciones pasionales por parte del victimario. Así lo confirmó un estudio realizado por la abogada María Paula Vetrugno, para la asociación civil Espacios para el Progreso Social. El trabajo parte de un relevamiento realizado por la profesional sobre los asesinatos de mujeres durante el 2004 y el 2005.

   En estos se comprobó que, de un total de 22 muertes de mujeres en situaciones violentas, 40% por ciento es caratulado como pasional. En 27% de los casos, la razón fueron los celos descontrolados de su pareja, mientras que 13,6 % murió víctima de disputas familiares. Entre ambos suman el 40% mencionado. A diferencia de esto, cuando la víctima es un hombre, la motivación predominante es el ajuste de cuentas, venganza o disputa entre bandas. Vetrugno señala, en un apartado del trabajo, que la explicación de este fenómeno puede encontrarse en la disposición genética masculina a manifestar la violencia con hechos.

   EL ARREPENTIMIENTO. Si bien lo relatado demuestra que la agresión propia de los vínculos violentos muchas veces puede terminar en tragedia, es común que, en no pocos casos, el hombre se muestre arrepentido después de cometer el asesinato. Esto queda demostrado en situaciones como una ocurrida en San Rafael, en el año 2005. En esta oportunidad, un hombre de más de 50 años mata a su concubina, de la misma edad, y se suicida inmediatamente.

   Un hecho similar sucedió en General Alvear, cuando un marido hiere de muerte a su esposa con un cuchillo. Escapa e intenta, fallidamente, cortarse las venas con el mismo objeto. La mujer muere en el hospital y él queda imputado. Otro caso fue el que se produjo en febrero del 2005, cuando un muchacho es encontrado a la salida de un boliche en Maipú, ensangrentado y con el cuerpo de su novia muerta entre sus brazos.

   Luego se comprobó que la joven había muerto por un fuerte golpe en la cabeza. La profesional señaló que en todos estos casos existe un trasfondo de violencia familiar a la que nunca se le puso límite o se le encontró solución, aunque podrían haberse evitado recurriendo a la ayuda que, en muchas ocasiones, debería llegar de entidades gubernamentales.

   LA CERCANÍA DEL VICTIMARIO. Si bien existe una amplia franja de muertes de mujeres en las que el victimario no es cercano al entorno de la víctima, como las producidas en situación de robo o por ataques de desconocidos –31,8% y 3% del total– la mayoría fue víctima de la desmesura de una persona cercana a su entorno. Esta situación se pone en evidencia al advertir que, en 40% de los fallecimientos, había vínculos violentos de pareja y disputas familiares.

   Existe, además, 13% de decesos femeninos de los cuales se desconoce la causa. GRAN MENDOZA. En cuanto a la distribución geográfica de los asesinatos, la mayor parte ocurrió en el Gran Mendoza. En segundo lugar, en el Sur y en tercer lugar, en el Este de la provincia.

   CON REVÓLVER Y DE NOCHE. En cuanto a la forma en que las víctimas fueron muertas, 31% perdió la vida con armas de fuego, mientras que, en 27% de los asesinatos, el deceso se produjo por heridas de arma blanca y el 23% falleció por golpes. En tanto, 9% de las mujeres pereció por asfixia o por golpes con objetos contundentes. La noche parece ser el momento elegido por los asesinos, como sucedió en 45% de las oportunidades, mientras que 13,6% de los homicidios se produjo durante el anochecer y el amanecer.

   SI MUERE LA MADRE, NO HAY MÁS HOGAR. Vetrugno señaló que la mayoría de los hogares en los que la madre es asesinada se desarma.No sucede lo mismo si la víctima es el padre. Para la profesional, el motivo parece encontrarse en la versatilidad de tareas que hacen las mujeres. “Podemos trabajar y llevar adelante una casa, mientras que para los hombres esto es más complejo de asumir por razones culturales”, sentenció.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.