access_time 11:56
|
4 de septiembre de 2006
|
|

BOCA JUNIORS - ESTUDIANTES

La máquina xeneize es imparable

El actual bicampeón argentino superó sin problemas al Pincha y, con puntaje perfecto, se afirma en la cima del Apertura.

    Boca obtuvo otro triunfo sin sobresaltos frente a un Estudiantes que llegó con pretensiones a este torneo Apertura, al vencerlo por 2 a 0 sin Alfio Basile en el banco de suplentes, y con su ayudante de campo Jorge Ribolzi manejando los hilos “de memoria”. De esta manera, Boca alcanzó su 12ª victoria consecutiva y es cómodo puntero del certamen, con 15 puntos en 5 juegos. Sin importarle que su entrenador estaba sufriendo en Londres la derrota del seleccionado argentino frente a Brasil, el conjunto xeneize se dedicó a hacer lo que mejor sabe: triturar rivales.

    Y de paso, le aminoró la amargura al Coco. Una de cal y otra de arena, entonces, para Basile, porque, como a él le gusta, Boca jugó “de memoria”, hizo lo que debía ante un rival que sabe tratar la pelota ordenadamente y se llevó el triunfo casi por decantación. Además, esta gestión se vio facilitada porque, cuando todavía no había transcurrido una docena de minutos, ya estaba en ventaja con un tanto de Rodrigo Palacio. Sin embargo, Estudiantes, a partir de ese revés, buscó con prolijidad la igualdad y a los 35’, Mariano Pavone dispuso de la mejor opción de la tarde, pero su remate rebotó en el travesaño.

    Los arranques de cada período fueron decisivos para que Boca se llevar la victoria sin pasar sobresaltos. Es que a los 8’ del segundo tiempo, fue expulsado Pavone y, a partir de entonces, todo se le allanó aún más al Xeneize. Al verse en inferioridad numérica, el conjunto dirigido por Diego Simeone se metió instintivamente muy atrás y entonces las situaciones de gol empezaron a rondar con mayor asiduidad el arco de Herrera. Hasta que, a los 25’, Neri Cardozo ganó un desborde por derecha y metió un centro atrás que, sobre la línea de sentencia, capitalizó Martín Palermo.

    La ventaja, irremontable para el Pincha a esa altura, se volvió aún más segura cuando, a los 33’, se fue expulsado el arquero Herrera. Como Estudiantes había realizado tres cambios, tomó su puesto el lateral derecho Pablo Álvarez. Si ya había diferencia once contra once, ni qué hablar cuando Boca se quedó con dos hombres de más. Así, el Xeneize se afirmó sin contras en la cumbre del Apertura, cuando apenas van cinco fechas, y aventaja ampliamente al resto, no solamente en puntos sino también en funcionamiento.

TEMAS:

Deportes

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Últimas noticias

© 2019 Copyright.