access_time 21:15
|
8 de noviembre de 2012
|
|

La manifestación del 8N culminó en Mendoza en Casa de Gobierno

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/000/273/162/000273162-2012111img_7667_2269415.jpg

Un poco más de 10 mil personas se concentraron en Peatonal y San Martín, y nuevamente finalizaron el reclamo en el palacio cívico.

"Nos quisieron engañar con el Zonda pero no pasó nada", dijo una mujer de unos 50 años que llegó a Peatonal Sarmiento y San Martín con una flanera en la mano y una cuchara en la otra, quien se sumó a la manifestación contra el Gobierno que, en esta ocasión, reunió una cifra similar a la primera concentración del 13 de setiembre, alrededor de 10 mil personas.

La convocatoria por el 8N se inició minutos antes de las 20, en coincidencia con las concentraciones hechas en las principales ciudades del país, y las diferencias en el clima de protesta en relación a la primera movilización fueron sólo de temperatura ambiente, ya que ayer la máxima llegó a los 39 grados.

A las 20.30 se realizó un minuto de silencio, y luego se entonó el Himno Nacional en tres ocasiones.

Más tarde, las consignas fueron casi las mismas que en la ocasión primigenia, en la que un representativo grupo social argentino expresó, por primera vez, en esta segunda gestión de Cristina Fernández de Kirchner, su marcada disidencia con las políticas del Gobierno nacional.

El gobernador Francisco Pérez, quien se encuentra en una gira por China, no quedó exento de ser blanco de la protesta, al igual que en el 13S, pero los cuestionamientos al mandatario provincial tienen una directa relación con su vínculo político con el kirchnerismo y bastante poco con la gestión local, salvo las variadas pancartas impresas de manera uniforme que expresaban su rechazo a la reforma constitucional que propicia el mandatario provincial.

Pero, el hecho de finalizar la manifestación en la Casa de Gobierno alrededor de las 22.30, también en coincidencia con lo que fue el bautismo de esta nueva forma de descarga ciudadana contra el kirchnerismo, fue otra señal negativa que recibió Paco.

Si se tiene en cuenta que entre la primera y la segunda concentración transcurrieron más de 60 días, se podría estimar que la convocatoria anti-K puede haber llegado a su techo de expresión callejera, ya que la cifra de un poco más de 10 mil personas, estimada por las fuerzas de seguridad, se mantuvo.

El ombligo de concentración en Peatonal y San Martín fue el reducto en el que se nucleó un grupo preponderante de jóvenes y, consecuentemente, era el lugar más bullicioso, y desde allí hubo una cuadra de manifestantes hacia el sur que llegaba hasta calle Rivadavia, lo mismo en dirección norte, que alcanzaba a Catamarca, y dos al oeste, que finalizaba en España.

En relación a las consignas, la mayor cantidad hacía referencia a la "dictadura kirchnerista", "las cifras del INDEC", "la inseguridad", "la korrupción", "que la Asignación Universal por Hijo sea para los hijos de los trabajadores", "Cristina sos empleada del país, no la dueña", "el 82 por ciento móvil para los jubilados", "contra la megaminería contaminante", "no a la AFIP y al cepo al dólar" y "no a la re re de Cristina", por citar las de mayor presencia.

Luego, en lo local, era más acotada la protesta y apuntaba a "lo genuflexo de Paco con Cristina" y "en rechazo a que se modifique la Carta Magna".

En la movilización no se vio a primeras figuras de los partidos opositores o a referentes de relevante exposición pública, pero decir que en la concentración no había militantes partidarios sería una ingenuidad, sobre todo, se notaba en pequeños grupos que coreaban consignas con bastante coordinación y portaban banderas y carteles de igual confección.

También, vale aclarar, que se percibía la mayoritaria presencia de personas sin militancia, a la que las une un rechazo al estilo presidencial y medidas en las que se sienten afectados.

Del lado del Gobierno local, además del monitoreo que realizaron los funcionarios de Seguridad mediante las cámaras de vigilancia montadas en el centro, Paco envió a uno de sus más cercanos colaboradores a ver lo que pasaba, quien habrá reportado lo que la gente expresaba sin necesidad de que la prensa intermedie.

 

Más policías en la Casa de Gobierno

La concentración local por el 8N concluyó nuevamente en la explanada de la Casa de Gobierno, y los manifestantes marcharon desde la Peatonal y San Martín, haciendo un recorrido que incluyó calle Espejo, Patricias Mendocinas, hasta cruzar Pedro Molina para ingresar por el Parque Cívico.

A diferencia del 13 de setiembre, ayer fue mucho más organizada la movilización.

No sucedió como en la vez anterior, en la que hubo dos columnas principales, una que se desvió por San Lorenzo para llegar hasta el Hotel Aconcagua, donde cientos de manifestantes decían que estaba el gobernador Francisco Pérez –lo que no era cierto– y otro grupo que atravesó el centro por calle Patricias Mendocinas.

Otro cambio fue la disposición en la cantidad de efectivos policiales que custodiaban el Palacio de Gobierno, ya que ayer se montó un operativo especial en la que había varios cordones de uniformados apostados a los costados del edificio gubernamental.

En la concentración del 13S, las autoridades policiales no tenían previsto que los manifestantes llegaran hasta Virgen del Carmen de Cuyo, copando gran parte del Memorial del Bicentenario, pero, luego de la primera experiencia, ayer las medidas de seguridad se reforzaron.

De todas formas, consultando a los encargados del operativo, no se reportaron incidentes ni situaciones que requirieron el uso de la fuerza pública.

La más clara demostración que puede graficar en palabras la tranquilidad de la marcha fue una madre de unos 40 años que llevaba a su hijo de unos 10 de la mano, y cuando se iban retirando de la concentración, luego de entonar el Himno Nacional, le dijo: "¿Viste que se puede manifestar sin romper nada?". 

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.