access_time 22:03
|
9 de octubre de 2009
|
|
LA PELEA POR LA COMUNICACIÓN

La ley de medios tiene hoy su debate final y el oficialismo se asegura su aprobación

De setenta senadores, hay cuarenta y tres que son contados como votos positivos.

BUENOS AIRES (TÉLAM-DYN). La Cámara de Senadores de la Nación debatirá hoy el proyecto de Medios de Comunicación Audiovisual en una sesión que se prolongará hasta las primeras horas del sábado, y sobre la cual el oficialismo cuenta con los votos necesarios para aprobarlo en general. Durante la reunión de Labor Parlamentaria de ayer al mediodía, los jefes de bloque y el presidente del Senado, Julio Cobos, acordaron que la sesión comience a las 10, aunque el primer tema será brindar un homenaje a la desaparecida cantante Mercedes Sosa.


     En el plenario también se acordó que los jefes de bloques y los miembros informantes tendrán media hora para exponer sus argumentos a favor o en contra de la iniciativa que remplaza a la ley de radiodifusión de la dictadura militar, en tanto que cada senador contará con 10 minutos para fijar su posición. Según ese acuerdo, el debate en general llevará, al menos, 12 horas, tras lo cual se abrirá la discusión en particular de los artículos en los que la oposición pretende introducir modificaciones. El cambio de bando de ocho senadores, que en julio del 2008 votaron en contra de las retenciones móviles pero ahora se comprometieron a respaldar el proyecto oficial de ley de Medios, marcará la diferencia fundamental del resultado que se producirá entre los dos mayores debates que afrontó el Senado en los últimos años.


    Los legisladores que se comprometieron a pulsar el botón verde de aprobación en el próximo debate son los oficialistas Rubén Marín (La Pampa), Teresita Quintela (La Rioja) y Elena Corregida (Chaco), los aliados provinciales Horacio Lores (MPN Neuquén) María Rosa Díaz y José Martínez (ex ARI, de Tierra del Fuego) y, sorpresivamente, también la radical correntina María Dora Sánchez y el bussista tucumano Carlos Salazar. Todos ellos habían votado en contra de la resolución 125. Fuentes del bloque del Frente para la Victoria aseguraron que el proyecto tiene "el número suficiente para sancionar la ley tal cual viene de Diputados".


    De acuerdo con esos cálculos, la norma obtendrá alrededor de 43 votos afirmativos en general, sobre 70 posibles, debido a que los senadores Roberto Urquía (PJ) y Norberto Massoni (UCR) continuarán de licencia por enfermedad. En particular, el oficialismo se asegurará también la mayoría, ya que calcula que en algunos de los artículos más discutidos, como el 161 que propone un año para que las empresas se desprendan de sus activos en conflicto con la futura ley de Medios, obtendrá alrededor de 39 votos. Para el momento de la votación en general de la norma estará con la iniciativa oficialista el socialista santafesino Rubén Giustiniani, quien también integró el pelotón de rechazo a las retenciones móviles.


     En cambio, sólo un senador cruzará la frontera en la dirección contraria: la rionegrina María José Bongiorno, oficialista en el 2008, pero emigrante a miembro único de un bloque que se integró en el interbloque Federal, de justicialistas disidentes y partidos provinciales. Durante la discusión de cada uno de los artículos de la propuesta oficialista mostrarán posiciones críticas tres legisladores que en el debate de las retenciones móviles estuvieron a favor del oficialismo. De este terceto de críticos puntuales, dos -el jujeño Guillermo Jenefes y el chubutense Marcelo Guinle- firmaron el dictamen mayoritario en disidencia parcial y con ese gesto posibilitaron que el tema llegue al debate del recinto, y la tercera, otra chubutense, Silvia Giusti, se ausentó en el momento de la rúbrica y dejó el casillero vacío. En la madrugada del 17 de julio del año pasado, la cámara de Senadores registró un histórico empate en 36 votos por bando en la discusión en general del proyecto de retenciones, durante una sesión con asistencia perfecta de los 72 legisladores, y obligó a la intervención excepcional del vicepresidente de la Nación, Julio Cobos, que inclinó la balanza contra el proyecto oficial.


     En esa jornada, el Frente para la Victoria obtuvo el respaldo de 36 senadores, todos del bloque oficial, sin ningún apoyo externo, después de padecer de una sangría de 8 legisladores propios, varios de los cuales crearon luego sus propias bancadas, como los santafesinos Carlos Reutemann y Roxana Latorre y los salteños Juan Carlos Romero y Sonia Escudero. se hace evidente si en la votación en general se suman los 35 oficialistas (los 36 del 2008, menos Bongiorno) más los ocho que cambiaron de bando y se agregan, además, los tres que mostraron disidencias pero sólo en algunos artículos.


     En esta contabilidad, el oficialismo llegará con un número superior a los 40 legisladores, muy por encima a los 37 que alcanzan para formar la mayoría. Si las distancias no son mayores, será porque dos senadores oficialistas, Roberto Urquía y Elida Vigo, no ocuparán sus bancas por problemas de salud, según los cálculos previos. Tampoco estará presente el radical Norberto Massoni, con licencia por el mismo tema, lo que baja todavía más el armado de la oposición en el debate en particular de cada uno de los 166 artículos.

TEMAS:

El País

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.