access_time 01:19
|
9 de octubre de 2006
|
|
SAN MARTÍN - INDEPENDIENTE

La Lepra fue contundente y está al acecho

Los Azules derrotaron 2 a 0 al Chacarero en el clásico. Con tantos de Aranda y Cordone, ahora están a un punto de Sportivo Desamparados.

    Las primeras sonrisas fueron después de su remate cruzado. Como un desahogo o vaya a saber qué otro sentimiento. El Lobo Daniel Cordone se sacó la camiseta azul y, mientras gritaba hacia la popular, vinieron los demás para abrazarlo. Esa rara mezcla de rabia y alegría era el segundo gol de Independiente Rivadavia que liquidaba, con todavía 45 minutos más por delante, uno de los clásicos mendocinos en este torneo Argentino A.

    Es que la Lepra fue certero y pegó en el momento exacto, justo ante un San Martín que ya estaba golpeado de antemano. Ni lo dejó reaccionar y acomodarse en la cancha que ya Adrián Aranda apareció en el primer palo. De un tiro libre por derecha sacó rapidito Fernando Giarrizo, la agarró Daniel Cordone y tiró el centro para que El Bati se anticipara a la marca y a Batistella para anotar el primer gol azul. ¿Cuánto iba? Dos minutos.
 
    Es cierto que con el correr de los minutos se encontraban ciertas explicaciones para la superioridad de Independiente. San Martín sintió muchísimo la falta de su conductor, El Lechuga Oscar Darío Alaniz. Y por eso los ataques del Albirrojo eran bien intencionados, pero débiles al momento de concretar. Intentó el mellizo Marcelo Real cuando se la dio a Negri, pero el juninense la tiró a las nubes. O cuando Nicolás Tersigni le dio cruzado y se fue cerca del palo izquierdo de Vivaldo. Enfrente, los azules estaban encendidos.

    Fernando Giarrizo, sin dejar picar el balón, metió un remate que reventó el travesaño y Mateo Martinelli casi convierte de palomita en el rebote. La Lepra se hacía protagonista en el Malvinas y sobresalían varios. Cordone, sobre todo, que estaba fastidioso. Pero ese enojo le vino bien al equipo.

    La pedía, se peleaba con Gastón Martínez por patear los tiros libre y discutía con otros más. Pero El Lobo también demostró calidad y, en una jugada como las que alguna vez dibujó en San Lorenzo, pasó a dos con gambetas fugaces y encaró hacia el área por izquierda. Lo bajaron o se tiró a la pileta y, como sea, le cobraron el penal.

    Ahí la cruzó abajo para después festejar y reírse por primera vez. Era el final del primer tiempo con este segundo gol y, entre las quejas por el penal, Carlitos Alaniz veía la segunda amarilla y dejaba a San Martín con uno menos para el complemento. Se hizo tan cuesta arriba para los del Este que el complemento, por momentos, fue muy aburrido. La Lepra hacía correr el reloj y movía –casi desprolijo– la pelota, aguantando el resultado.

    San Martín intentaba con lo que podía. Federico Pomba remató desde lejos sin sorprender y Nicolás Scelta le daba débil hacia el medio del arco. En superioridad numérica, aparecieron otras virtudes azules. El Chacarero intentaba con centros al área que se cansó de bajar El Flaco Vivaldo. Y en la contra metía el acelerador Cordone –ya figura del partido– para algún susto más.

    Lo tuvo en dos oportunidades el ex Luján Luciano Cipriani, pero en las dos veces se la adivinó muy bien Fernando Batistella. Independiente, ese que fue criticado y que muchos maltrataron al principio, está encontrando su identidad. Juega, convierte y ahora está ahí de la punta, para ya tener a cuesta la chapa de candidato.

TEMAS:

Deportes

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.