access_time 07:36
|
13 de junio de 2017
|
Editorial

La Justicia, al banquillo

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/001/242/738/001242738.JPG

La condena al acusado de asesinar a Soledad Olivera reabre una discusión que nunca terminó de darse seriamente y que marca cómo la Justicia puede influir para prevenir el delito cuando actúa correctamente o cómo la falta de oficio termina garantizando impunidad para que otros crímenes se cometan. La denuncia cuando desapareció Soledad Olivera nunca fue tomada en serio. De hecho, su caso cobró importancia tras conocerse que otra chica lavallina había desaparecido y el pueblo comenzó a reclamar justicia. Se trataba de Johana Chacón, cuyo caso también fue considerado como homicidio, elevado a juicio bajo esa calificación y con un único imputado: Mariano Luque, casualmente, el mismo que ayer recibió una sentencia a doce años de prisión. Siempre quedará la duda de qué hubiese pasado si el caso de Soledad se investigaba como correspondía. Tal vez, Johana estaría viva. Y, quizá, llegue la hora de que jueces y fiscales empiecen a hacer justicia, también, puertas hacia dentro. 

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.