access_time 08:56
|
1 de diciembre de 2009
|
|

La izquierda avanza en Uruguay (Carlos Castillos, de DPA)

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/000/033/454/000033454-200912mujica0112jpg.jpg

Uruguay inaugurará un período de cinco años marcado por la negociación y la concertación, a pesar de la mayoría parlamentaria que tendrá la izquierda tras las elecciones nacionales.

Uruguay inaugurará un período de cinco años que estará marcado por la negociación y la concertación, a pesar de la mayoría parlamentaria que tendrá la izquierda tras las elecciones nacionales. “Nada de creerse dueños de la pelota por tener unos votitos más”, resumió el presidente electo, José Mujica, apenas se conocieron las primeras proyecciones del escrutinio que lo dieron como ganador sobre el ex presidente Luis Alberto Lacalle (1990-1995). Además del 51 por ciento de los votos que obtuvo la fórmula presidencial de Mujica con el economista Danilo Astori, el Frente Amplio (FA) tendrá 16 senadores, el Partido Nacional (PN) 9 y el Partido Colorado (PC) 5. En la Cámara de Diputados, la izquierda tendrá 50 bancas, el PN 30, habrá 17 “colorados” y dos independientes, de manera que la Asamblea General Legislativa, que se integra con las dos cámaras, contará con 66 bancas del Frente Amplio, 39 del Partido Nacional, 22 del Partido Colorado y 2 independientes. Ahora vendrá una instancia municipal, en mayo, para elegir los gobiernos de cada uno de los 19 departamentos del país y completar el mapa político, que podría modificar en algo el poder general que ostenta la izquierda. Los datos de la primera vuelta del 25 de octubre revelaron que el Frente Amplio tuvo mayoría en 11 departamentos y el Partido Nacional en 8. El Partido Colorado, la fuerza que hegemonizó la vida política uruguaya desde 1830, cuando se convirtió en república, no ganó en ningún departamento. En esa instancia, la fórmula presidencial del FA consiguió 47,96 por ciento de los votos, el PN 29,07, el Partido Colorado 17,02 y el Partido Independiente 2,49 por ciento. Con este panorama, el 1 de marzo del 2010, la izquierda iniciará un segundo período consecutivo, que estará destinado a profundizar los cambios que se introdujeron durante la administración del médico oncólogo Tabaré Vázquez, primer presidente de izquierda de Uruguay. “No esperen cambios significativos”, advirtió Mujica, quien se comprometió a trabajar “duro” para no defraudar las expectativas de la gente. “Nos vamos a equivocar pero no vamos a hacer ‘sebo’ (rehusar al trabajo) ni les vamos a dar la espalda a los problemas. Y estaremos siempre juntos en las horas de dolor”, dijo Mujica en su discurso del domingo, poco después de conocerse los primeros resultados extraoficiales. Para reforzar su intención de abrir los espacios de gobierno a todos los sectores políticos del país, Mujica reiteró un ejemplo que había puesto el sábado durante una rueda de prensa con corresponsales extranjeros. “El día que se me presente el hado pidiéndome cuentas, voy a tratar de negociar a ver si me puedo cambiar la camisa y tengo más tiempo. Siempre vamos a buscar negociar, negociar hasta el capítulo final. No hay otro camino”, aseguró. Conversar, discutir, tratar de acordar con aquellos que representan a la oposición, sin distinciones, parece ser el sello que impondrá Mujica a su gestión. “Porque esa es la línea de mayor rendimiento para la Nación”, dijo, y por eso repite con insistencia que toma el ejemplo del presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, a quien considera “un gigantesco negociador”. Mujica tiene 75 años, pasó trece en la cárcel, antes y durante la dictadura (1973-1985), y ha sido diputado, senador y ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca durante el gobierno de Tabaré Vázquez, que asumió en el 2005.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.