access_time 17:05
|
29 de mayo de 2017
|
Día Mundial de la Salud Digestiva

La importancia de mantener una buena salud digestiva

<p>Cada vez&nbsp;aumentan las personas que sufren molestias digestivas.&nbsp;&iquest;Por qu&eacute; es tan importante llevar buenos h&aacute;bitos alimenticios para evitarlas?</p>

Dentro del marco del Día Mundial de la Salud Digestiva, que se celebra cada 29 de mayo, la Organización Mundial de Gastroenterología alerta el aumento de las personas que sufren ocasionalmente molestias digestivas. Las más comunes son el estreñimiento y la diarrea, los gases, o la sensación de pesadez. No obstante, el sobrepeso, las migrañas, los granos o las varices también pueden ser señales de una mala salud digestiva.

Y es que, el sistema digestivo es un trabajador silencioso e incansable, por lo que de su funcionamiento depende, en gran medida, la salud general del organismo, ya que se encarga de absorber y transformar los nutrientes de los alimentos y bebidas para que pasen al torrente sanguíneo. 

En este sentido, el estrés y los malos hábitos alimenticios suelen estar detrás de sus trastornos. Es por ello que los profesionales de la salud, señalan lo importante que es mantener una alimentación equilibrada, con especial importancia de frutas y verduras. 

No obstante, y de acuerdo a la Organización Mundial de Gastroenterología (WGO por sus siglas en inglés), la salud digestiva requiere la presencia constante y suficiente de nutrientes como la fibra y el agua, así como la inclusión de probióticos que favorezcan la flora intestinal. Todo ello junto con la actividad física dentro de la agenda de cada día.

Veamos entonces cómo podemos lograrlo...

# Consumir fibras

Incluir cereales integrales (avena, y productos de trigo con grano entero), verdura cruda (espinaca, apio, jitomate), fruta con cáscara (manzana, pera, uvas) y oleaginosas (nueces, almendras, cacahuates). Todos estos alimentos promueven la masticación, lo cual favorece la saciedad, la digestión y el control de ansiedad.

# Ingerir suficiente agua

 Procura tomar de dos o tres litros de agua diarios.

# Consumir alimentos probióticos

Aumentar el consumo de productos fermentados como el yogurt, que pueden acompañar al cereal integral, fruta, o bien ser el aderezo para las ensaladas. Los probióticos son microorganismos vivos que aumentan el número de bacterias benéficas en el sistema digestivo, mejorando su funcionamiento.

# Realizar periódicamente actividad física

El movimiento del cuerpo humano favorece una buena digestión, es conveniente realizarla con intensidad leve después de cada comida o con intensidad moderada o intensa en otros momentos del día.

Hay que tener en cuenta que cuando se habla de "salud digestiva" se busca definirla como el equilibrio en la estructura y el funcionamiento de nuestro aparato digestivo que tiene como consecuencia la ausencia de malestares o enfermedades del sistema gastrointestinal. Se puede decir que una persona goza de salud digestiva cuando no presenta ninguna afección o molestia con respecto a su sistema gastrointestinal.

Cuando ésto no sucede, pueden aparecer enfermedades tales como colitis ulcerosa, Enfermedad de Crohn, entre otras. 

Colitis ulcerosa

Es una enfermedad inflamatoria crónica que afecta de manera difusa, y prácticamente en exclusiva, a la mucosa del colon.

No se conoce la causa de esta enfermedad. Existen muchas hipótesis pero la más actual es que sobre una predisposición genética hay una alteración a nivel inmunológico ante antígenos alimentarios o bacterianos. Otras teorías establecen un proceso infeccioso como causa desencadenante de la enfermedad, siendo varios los gérmenes que se han implicado. Todo hace pensar que existen múltiples factores involucrados en el origen de la enfermedad.

Esta enfermedad suele presentarse en gente joven aunque puede manifestarse a cualquier edad. La colitis ulcerosa tiene otro pico de incidencia a los 60-80 años y no existen diferencias respecto al sexo.

Puesto que la colitis ulcerosa es una enfermedad inflamatoria crónica que afecta al colon, los síntomas intestinales serán los derivados de dicha inflamación del colon. En la mayoría de las ocasiones la enfermedad se manifiesta en forma de brotes que se intercalan con fases poco o nada sintomáticas. El síntoma más frecuente, que refieren 9 de cada 10 pacientes, es la presencia de sangre en las heces.

Los síntomas van a depender de la extensión de colon que se afecte y de la gravedad de dicha afectación. Es frecuente encontrar diarreas o heces poco consistentes, con sangre o mucosidad, necesidad imperiosa de defecar sin apenas poder contenerse (urgencia rectal), sensación continua de querer defecar que no termina de aliviarse incluso tras la deposición (tenesmo), ventoseo con mucosidad y sangre sin apenas heces (esputos rectales), dolor abdominal.

Enfermedad de Crohn

Se trata de una dolencia que causa inflamación del sistema digestivo y puede afectar cualquier área desde la boca hasta el ano. Suele afectar la parte baja del intestino delgado, llamada ileon.

No se conoce la causa de esta enfermedad. Puede deberse a una reacción anormal del sistema inmune del cuerpo. También parece tener una tendencia familiar. Generalmente comienza alrededor de los 13 o 30 años de edad. Los principales síntomas cuando hay un brote de Crohn son:

Diarrea con o sin sangrado.
Dolor abdominal.
Fiebre.
Pérdida de apetito.
Pérdida de peso.
Cansancio.
Úlceras bucales y encías inflamadas.

No existe una cura. El tratamiento consiste en ayudar a controlar los síntomas. Puede incluir medicamentos, suplementos nutricionales y/o cirugía. Algunas personas pueden experimentar largos períodos de remisión en los que no presentan síntomas.

Por último, en el Día Mundial de la Salud Digestiva recordá que la salud digestiva resulta clave para el bienestar de tu organismo y que sentirse bien y contribuirá sin duda, a tu  salud.

 

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.