access_time 10:47
|
4 de diciembre de 2020
|
|
Día de Santa Bárbara, patrona de la artillería

La historia desconocida de un héroe mendocino de Malvinas

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1607089365115Chanampa%201.jpg
"Indio" Carlos Alberto Chanampa (a la izquierda) en Malvinas.

Carlos Alberto Chanampa, descendiente de un cacique diaguita, soportó junto a sus hombres y con escasa protección una lluvia de balas británicas.

“Los que llamamos valientes son sólo personas que aprenden a manejar el miedo”. La frase corresponde a Carlos Alberto Chanampa (65), un mendocino que recibió una medalla al Valor en Combate por su actuación en la Guerra de Malvinas.

Nació en Tupungato en 1955 y su abuela Celia era indígena de la etnia Diaguita originaria del noroeste, entre Catamarca y La Rioja.

Según publica el portal Infobae, su apellido -que llevan 2.700 personas en Argentina- puede provenir de Miguel Chanampa, un gran cacique de la etnia diaguita que habitó la región de Tinogasta hasta el S. XVIII.

36 horas sin dormir

En 1982 el "indio" Chanampa era teniente primero artillero. En mayo de ese año, en plena guerra, le ordenaron dejar su unidad en Puerto Argentino y explorar Pradera del Ganso-Darwin en la isla Soledad, a cargo de una batería de tiro “mixta” y con la misión de dar apoyo de fuego a los infantes del RI12 y una compañía del RI5.

A Chanampa, egresado de la promoción 106 en diciembre de 1975, le jugó en contra el poco tiempo que tuvo para  fortificar la posición principal de sus piezas y el plan de apoyo de fuegos. Sólo tenía tres obuses. Además, al no contar con un observador adelantado ni un centro de dirección del tiro, recurrió a cartografía kelper muy precisa y la información de la infantería adelantada. 

Los artilleros del Ejército Argentino tuvieron su bautismo de fuego en combate el 27 de mayo de 1982 a las 22, sobre las posiciones de partida para el ataque inglés a unos 3.000 metros de distancia.

Dos días después, en la noche previa a la rendición de la “Fuerza de Tareas Mercedes” y con 36 horas casi sin dormir, los artilleros hacían fuego directo a 200 metros frente a una lluvia de balas de ametralladora y morterazos de los ingleses. 

“La mejor defensa es el propio fuego”, era la consigna de los soldados argentinos que apenas estaban protegidos por los pequeños escudos y ruedas de goma de los obuses. Milagrosamente sólo dos militares fueron heridos. Las divinidades de sus antepasados diaguitas, tal vez, también lo protegieron a Chanampa: luego de su exploración en Pradera del Ganso, el mendocino había decidido no cambiar de buque para regresar a Puerto Argentino. Dejó ir el primero, que se hundió bajo fuego británico.

Chanampa integró al grupo que se conoció como "Los 12 del Patíbulo". Oficiales y suboficiales de las tres fuerzas que combatieron en Malvinas y que hasta el 14 de julio de 1982 -un mes después de la rendición- permanecieron como prisioneros de los ingleses en la islas.

Se retiró como capitán en 1987. “Me fui con una mano atrás y otra adelante después de 15 años y 7 meses de servicio. Estaba en primer curso de la Escuela Superior de Guerra y no podía soportar la hipocresía de algunos profesores”, relató Chanampa a Infobae. 

“Tengo muchas horas de terapia por stress postraumático”, comentó el hombre que no recibe un retiro como oficial y sólo cobra una pensión como “soldado” veterano de guerra. Ahora es dueño de una Pyme familiar y vive en Villa Allende (Córdoba), con su esposa, hijos y nietos. 

Fuente: Infobae

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.