access_time 10:48
|
8 de mayo de 2017
|
La fuerza

La fuerza como complemento

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/001/218/205/001218205.jpg

<p>Trabaj&aacute; la fuerza como complemento ideal para cualquier deporte.</p>

¿Cómo enfocar el entrenamiento de fuerza? 

Conciencia corporal: enfocate a integrar la postura y a alinear las articulaciones adecuadas. Para eso, en primer lugar siempre se recomienda realizar un trabajo de conciencia corporal enfocado a integrar una postura y alineamientos articulares adecuados. Para esto, te servirán ejercicios de pilates como balanceos de pelvis, el gato, constituyen una magnifica herramienta. ¿Por qué? Colocar nuestras articulaciones de forma adecuada es fundamental para realizar correctamente los ejercicios de fuerza.

Reforzá el core: fortalecé la musculatura del core (abdomen, oblicuos, transverso, psoas, glúteos, lumbares, entre otros). Para ello son fundamentales los ejercicios en isometría, es decir aquellos ejercicios en las que se aplica fuerza sin movimiento. En este sentido, planchas, puentes, posiciones estáticas de yoga y pilates constituyen ejercicios perfectos para tal objetivo.

Trabajá la fuerza: realizá ejercicios de fuerza básicos, que impliquen los grandes grupos musculares de todo el cuerpo (cuádriceps, isquios, gemelos dorsales, pectorales y brazos). Inicialmente implica aprender una técnica adecuada que permita aumentar los pesos con los que trabajamos de forma progresiva. El objetivo es aumentar la fuerza máxima. Que nadie se asuste, no se trata de levantar cargas máximas, pero un trabajo con pesos que permitan realizar entre 8 y 12 repeticiones van a provocar adaptaciones que nos permitan mejorar nuestros niveles de fuerza.

 

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.