access_time 19:45
|
9 de enero de 2007
|
|
análisis

La escuela media sigue en el banquillo

La periodista analiza los motivos por los que la secundaria no logra encontrar su camino y está tan fragmentada. La opinión de profesores y estudiantes.

    La escuela media argentina, segmentada en más de medio centenar de subsistemas, parece no encontrar su camino tras más de cuatro décadas de sucesivas reformas y nuevos planes de estudios. Desde los 70 hasta estos días continúa siendo blanco de cuestionamientos por no lograr ser una herramienta eficaz en el combate contra el abandono, la baja calidad, la repetición, la deficiente preparación para los estudios superiores y el mundo productivo y la búsqueda vocacional.

   Mientras algunos prefieren seguir apuntando sus objeciones hacia la polémica e inconsulta Ley Federal de los 90, con su reforma en la estructura y contenidos y la transferencia de escuelas secundarias a las jurisdicciones, otros –historiadores y pedagogos– ni se inmutan sobre esta cuestión cuando recuerdan que en Argentina, “allá por los 70 y los 80, coexistían más de 1.200 planes de estudio diferentes para el nivel medio”.Sin embargo, la escuela media actual sigue sin concitar grandes adhesiones, a pesar de los sonoros anuncios de una vuelta gradual a la vieja secundaria y su obligatoriedad, según la nueva Ley de Educación Nacional.

   OPINAN LOS ADOLESCENTES. Una muestra más de este malestar hacia la escuela media fue retratado a través de un estudio entre jóvenes y docentes de seis regiones del país, quienes opinaron sobre la cuestión. La muestra acerca de qué le piden docentes y estudiantes a la escuela media argentina, organizada y financiada por la Fundación Santillana, estuvo a cargo de la pedagoga Inés Dussel, con doctorado de la Universidad de Wisconsin-Madison, Estados Unidos, y coordinadora del área de Educación de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO).

    Según Dussel, el relevamiento buscó, además, “analizar las disparidades regionales, sociales y de género en las percepciones de la escuela media, qué se espera de ella, cómo se la percibe, qué elementos se destacan como positivos o como negativos, cuáles son las experiencias que producen más impacto en los jóvenes y qué propuestas hacen para que la escuela sea mejor”.

   La encuesta abarcó a 768 alumnos y 384 profesores de 16 jurisdicciones del país y, además, tomó a 12 grupos focalizados en jóvenes de cuarto y quinto años de distintos niveles socioeconómicos de las ciudades de Buenos Aires, Mendoza y Corrientes y a seis grupos de profesores de escuelas públicas y privadas. Como para aportar más problemas a los actuales diagnósticos, 83,3% de docentes opinó que “la escuela media actual no es mejor que antes”, mientras que sólo 47% de los alumnos, algo más optimistas, coincidió con esa visión.

    Otro dato importante fue el desánimo de los profesores, algunos de los cuales sostuvieron que “el nivel educativo viene bajando desde el año 40” o aseguraron que ven a la escuela en “crisis, en decadencia”. Las opiniones adversas más duras provinieron de docentes de Capital y Gran Buenos Aires, con afirmaciones tales como “el aprendizaje es desastroso”,“la escuela media está destruida”, “es un caos” y, en el caso de Mendoza, que “la escuela, a veces, es como un depósito de niños, para que no estén haciendo cosas que no deben en la calle”.

   QUEJAS DE LOS MAESTROS.Hace dos décadas era habitual, en nuestro país y en el mundo desarrollado, escuchar las quejas de los educadores por el malestar con su tarea en el marco de la explosión de las nuevas tecnologías, la desjerarquización de su rol, la desvalorización del conocimiento y la agudización de los casos de violencia escolar y familiar. Sin embargo, hoy la docencia argentina plantea, según el estudio, su “sensación de soledad y de sobrecarga de la tarea, la escasa preparación y el poco apoyo de directores y supervisores para hacerles frente”.

  Como una brisa que inyecta algo más de optimismo, los jóvenes consultados, en cambio, demostraron una valoración más positiva y matizada de la escuela media. “Si no existiera la escuela nos aburriríamos de hacer nada, perderíamos la adolescencia y se nos caería la responsabilidad encima muy de repente”. Como alivio, algunos adolescentes aún encuentran en la educación un espacio de contención personal y de encuentro con amigos y compañeros.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.