access_time 07:35
|
19 de octubre de 2016
|
Editorial

La educación como una catástrofe

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/001/066/907/001066907.jpg

Los exámenes que se tomaron en todo el país a alumnos de escuelas primarias y secundarias, y la inmediata reacción de un sector de la oposición que puso en relieve una serie de preguntas que no tenían que ver con la calidad educativa, dejaron en evidencia la poca vocación que existe en el país para establecer políticas de Estado que trasciendan en el tiempo y que sean el resultado de debates serios. 

La educación debería ser uno de los puntos centrales para establecer acuerdos entre quienes pregonan que la política debe ser utilizada como una herramienta para mejorar la vida de los ciudadanos.

Sin embargo, en la práctica, la ambición y la acumulación de poder termina por contaminar cualquier intento válido que busque establecer pautas duraderas. Todos, víctimas de quienes dicen ser el cambio y no lo consiguen y del cinismo de los que destruyeron y ahora se ríen de la miseria que supieron construir.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.