access_time 07:12
|
28 de mayo de 2020
|
|
Educación

La DGE busca saber cómo cambió la forma de jugar y dormir en los niños

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1590600939143Tareas%20clases%20escuela%20(4).jpg

El gobierno escolar desarrolló un boletín familiar para acompañar a los padres, descubrir de qué forma han progresado los chicos y qué adaptaciones han desarrollado durante la cuarentena.

La cuarentena obligatoria y más de 70 días sin concurrir a la escuela golpearon de lleno en los niños. Cambios de ánimo, en la forma de jugar, dormir y comer son algunas de las consecuencias que está dejando el aislamiento por la pandemia de coronavirus.

A través de una encuesta, la Dirección General de Escuelas busca cuantificar cómo han progresado y qué adaptaciones han desarrollado los chicos para sobrellevar el confinamiento. A partir de estos datos, se generará una alerta para dar intervención y brindar asistencia con la Dirección de Orientación y Apoyo Interdisciplinario a las Trayectorias escolares (DOAITE), de acuerdo al caso, tanto en escuelas públicas como privadas.

En principio, el gobierno escolar lanzó un “Boletín familiar” para acompañar a los padres de Nivel Inicial en el nuevo rol que les tocó asumir a partir del 16 de marzo. En el mismo se ofrecen una serie de orientaciones pedagógicas y un cuestionario denominado  “Mirando a mi hijo” para relevar cómo cada niño ha vivido este tiempo de aislamiento, en cuáles aspectos demuestra mayores facilidades y dificultades.  

Hace berrinches”, “busca dormir con algún familiar”, “se muestra demasiado acelerado”, “está ansioso” y “participa de lecturas”, son algunos de los ítems que los progenitores deberán evaluar.

Hacer de la casa un laboratorio

Adriana Rubio, directora de Educación Inicial consideró que "mamá y papá son los protagonistas de esta inesperada etapa" y que su colaboración es fundamental. En este sentido, indicó que en dos días se recepcionaron más de 4.000 respuestas, de un total de 55.000 niños de Nivel Inicial.

“En las respuestas nos van diciendo cómo los  hábitos del niño se han ido modificando. Donde tengamos una luz roja vamos a poder actuar. Sabremos qué está pasando en cada escuela y en cada casa. Esto nos va a dar muchísimo material que, a veces, no logramos en forma presencial. Esta situación excepcional nos da la oportunidad de trabajar con la familia”, dijo.

La funcionaria reconoció que así como la pandemia ha afectado a los estudiantes, durante los primeros días de clases no presenciales se produjeron excesos y muchos padres se vieron desbordados. Ejemplificó que, incluso, hubo docentes de jardines maternales que enviaron cuadernillos con tareas a bebés de uno y dos años.

De igual modo, afirmó que “en muchos casos los pequeños no habían llegado a entrar a la sala y otros pudieron conocer muy poco a su Seño. Tampoco alcanzamos a hacer el diagnóstico. Entonces, en este momento, salimos con este boletín y con una propuesta pedagógica donde apuntamos al desarrollo integral. Las respuestas de los padres serán un insumo importante para los futuros abordajes”, dijo, haciendo alusión a por qué se ha hecho especial hincapié en los niños de 3 a 5 años.

Citando al psicopedagogo italiano  Francesco Tonnuci, explicó que no es tiempo de abrumarse. “Debemos convertir la casa en un laboratorio donde los padres sean los asistentes de los maestros y en el que cada espacio, desde la cocina hasta un cajón de fotos viejas, se convierta en la oportunidad de aprender algo nuevo”.

De esta forma, se busca que las docentes y los padres encuentren un equilibrio a la hora de las tareas. Por eso, se están trabajando los aprendizajes prioritarios de cada año, enfocándose en las capacidades.  “Ahora estamos trabajando el cuidado de sí mismo y la autonomía”, puntualizó.

“La propuesta de la DGE apunta al desarrollo integral del alumno trabajando el aspecto psicomotor, cognitivo, lingüístico y socio emocional. La parte socioemocional es fundamental en este momento y tiene mucho peso en el Nivel inicial”, contó Rubio.

Detalló que, por eso, en la encuesta se consulta sobre qué tipo de tareas disfrutan más los alumnos, si se expresan mejor desde el arte, les gustan los juegos de mesa, escuchar cuentos o hacer actividades para compartir emociones. 

“No necesitamos que vayan ir a comprar materiales para que trabajen. Pretendemos que todas las pequeñas tareas, desde ir al baño- que le de autonomía- hasta poner la mesa sea un aprendizaje”, concluyó.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.