access_time 18:19
|
27 de julio de 2006
|

EL MALESTAR DEL CAMPO

La CRA seguirá en estado de alerta

Luego del fuerte acatamiento al paro agropecuario, las Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) harán un paréntesis para analizar las medidas a seguir desde el sector.

      Después del fuerte acatamiento al paro que terminó el martes, las Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) abrieron un paréntesis de tres semanas para consultar con los productores el camino a seguir: una nueva protesta o priorizar las eventuales negociaciones que se abran con el Gobierno. Hasta el martes, la cúpula de la entidad no había recibido invitaciones explícitas del Gobierno para buscar alternativas que distiendan el malestar que existe en el campo, principalmente por las restricciones a las exportaciones de la carne, las retenciones a las exportaciones de lácteos y los límites a las ventas externas de trigo.


      Por lo pronto, la entidad decidió "seguir movilizada" hasta que el 9 del mes próximo se concrete una nueva reunión del consejo directivo, integrado por las 13 confederaciones que componen la CRA. "Terminó una medida y a partir de acá hay que ver qué caminos se abren, si es que se abre alguno", opinó Llambías. "El plan ganadero no alcanza para distender el malestar, creo que hay que observar los próximos movimientos y ver cómo se dan soluciones a las necesidades de los productores", agregó el dirigente.


      SILENCIO. Por el lado del Gobierno, hubo silencio. La misma actitud que adoptó el presidente Néstor Kirchner cuando anteayer encabezó el acto de lanzamiento del programa ganadero que prevé subsidios por 857 millones de pesos durante cuatro años, pero no habló. Esto fue leído como una buena señal por parte de los ruralistas para reiniciar el diálogo. "Nosotros nunca cortamos el diálogo y no tenemos problemas en continuarlo porque, a pesar del paro, anteayer hubo dirigentes de la CRA en el acto de la Casa de Gobierno y tenemos propuestas", afirmó el vicepresidente de la CRA, Néstor Roulet.


      CONTUNDENTE. El paro tuvo un efecto contundente. Más de 40 movilizaciones de productores en el interior y un ingreso casi nulo de hacienda en el Mercado de Liniers. El martes apenas entraron 313 cabezas, mientras que el lunes sólo habían sido 174. En los dos días hábiles del paro, hubo 487 vacunos, cuando lo normal son unos 15.000. Las estimaciones para hoy, el día después, es que Liniers operará con entre 2.000 y 2.500 cabezas. Lo normal son unos 10.000 vacunos. En los puertos granarios, según un relevamiento de los ruralistas, se apreció un menor flujo de mercadería (33% de caída) hacia las terminales, aunque las operaciones en el mercado disponible fueron prácticamente normales.


      "Nuestro objetivo no es el paro, sino llamar la atención del Gobierno y de toda la sociedad de que algo anda mal", añadió Roulet, al tiempo que dijo: "En tiempos prudenciales, el 9 de agosto vamos a saber cómo continuamos". AL DIÁLOGO. El secretario de Agricultura, Miguel Campos, consideró que "hay predisposición para el diálogo; el programa (ganadero) justamente es un análisis que lleva más de dos años y medio de consultas a cada una de las entidades que, a la vez, hicieron sus aportes", dijo el funcionario durante una recorrida por la muestra de Palermo. Las deliberaciones de los productores, en realidad,empezarán hoy, porque se definen las elecciones en la CARCAP de Buenos Aires y La Pampa. 

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.