access_time 17:20
|
19 de julio de 2006
|
ATENTADO A LA AMIA

La comunidad judía mendocina pidió justicia

A 12 años del trágico ataque terrorista a la mutual israelí de Buenos Aires, ayer se recordó a las 85 víctimas y se reclamó una respuesta política y judicial.

     A 12 años de uno de los máximos atentados del terrorismo internacional, ayer se realizó, en la explanada de la Casa de Gobierno, un acto en memoria de las 85 víctimas que murieron en la sede porteña de la Asociación de Mutuales Israelíes Argentinas (AMIA). Con la presencia del gobernador Julio Cobos, la cúpula ministerial, representantes de las Fuerzas Armadas, miembros de la comunidad israelí y de la comunidad judía, se realizó el pedido generalizado de justicia.


     EN SU MEMORIA. El acto simbólico en la explanada de la Casa de Gobierno comenzó a las 9.53, hora exacta en que, el 18 de julio de 1994, una bomba estalló en la embajada de la AMIA de Buenos Aires. Esta fecha fue decretada por el Poder Ejecutivo como el Día de la Memoria Activa, fijando duelo provincial (ver aparte). En primera instancia, se recordó a las 85 personas que fallecieron 12 años atrás, después de la masacre producto del terrorismo internacional. A medida que un orador nombraba a cada una de las víctimas, miembros de la comunidad israelí acompañaron al gobernador Cobos y a las máximas autoridades de los tres poderes provinciales a encender las 12 velas que representan cada año de impunidad. Terminado el emotivo recordatorio de los fallecidos en la mutual israelí, se dio paso a un significativo minuto de silencio. Luego de todo este simbolismo, comenzaron los discursos. El rabino de la comunidad judía de Mendoza, Julián Vainstein, hizo hincapié en los 12 años "sin escuchar la palabra justicia", reclamando "mayor inspiración" en aquellas personas que tienen en sus manos el poder político y judicial.


     Mientras, Luis Jorge Voloschín, presidente de la Sociedad Israelí de Beneficencia, aclaró que lo sucedido el 18 de julio de 1994 no fue una desgracia que afectó únicamente a una comunidad específica, sino que fue una "tragedia argentina". "Increíblemente, no se conocen los culpables, no hay personas juzgadas ni penadas y sería un acto de justicia que este capítulo se cerrara en paz", concluyó Voloschín. Por último, el senador radical Sergio Bruni habló de un "camino de impunidad, con complicidades activas y pasivas". El acto culminó con el toque del Shofar, instrumento de viento utilizado para "despertar la conciencia del pueblo adormecido", explicó Vainstein. 

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.