access_time 08:36
|
13 de agosto de 2019
|

La charla que evitó un escándalo y el chat que cambió el plan macrista

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1565605234818637011869181146497.jpg

Wado de Pedro y Rogelio Frigerio conversaron el domingo por la noche y pusieron paños fríos a la polémica por la falta de datos oficiales del escrutinio. Al día siguiente, un mensaje elevó la confianza en el Gobierno, pese a la dura derrota en las PASO.

Una conversación telefónica el domingo a las 22 entre el diputado kirchnerista Eduardo "Wado"de Pedro y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, evitó un escándalo de proporciones. El ese momento el Frente de Todos sabía que ganaba por paliza en todo el país, y en Juntos por el Cambio también admitían la catastrófica derrota en las PASO. Pero no había datos oficiales, lo que comenzaba a enfurecer al círculo íntimo de Alberto Fernández y Cristina Kirchner.

"¿Qué pasa con los números? Pongan los datos porque nosotros los tenemos con nuestras mesas testigo. Vamos a salir a denunciarlos sino salen ahora", le dijo De Pedro a Frigerio, quien intentó calmar los ánimos.

"Nosotros tenemos un sistema de mesas testigo muy profesional. Los datos son contundentes. Salgan", insistió De Pedro. Frigerio respondió: "Bancame, ya salen los datos. Tenemos claro los números y que ganaron por mucho. No salgan a armar lío y deslegitimar una elección que ganaron ustedes".

Según publica el portal Infobae, el pedido del ministro fue aceptado en el búnker K. Luego Macri subía al escenario montado en Costa Salguero para asumir la derrota, aún sin números oficiales. Pocos minutos después, comenzaron a aparecer las cifras del escrutinio y se calmó una situación que podría haber generado un verdadero escándalo.

El chat macrista que modificó la estrategia

"Van a buscar canjearnos gobernabilidad por rendición. Ninguna concesión a esa idea". Esa es una de las frase de un mensaje, que distintas fuentes atribuyeron al titular del Sistema Federal de Medios Públicos, Hernán Lombardi, que comenzó a circular este lunes en los chats que congregan a ministros y legisladores macristas.

Ese fue, de acuerdo a un artículo del diario Clarín, el dique que controló los interminables lamentos que se comenzaron a escuchar en el búnker de Juntos por el Cambio, el domingo a la noche. Y, de algún modo, fue el primer disparador que generó un cambio de estrategia del Gobierno, donde dejaron de admitir que el resultado de cara a octubre es ‘irreversible’ y se comenzó a instalar la idea de que "la elección definitiva es en octubre".

Lo hizo Frigerio, quien dijo que el Presidente va "a trabajar de acá al 27 de octubre para hacer todo lo posible para dar vuelta la elección". Y también el candidato a vicepresidente Miguel Ángel Pichetto: "Esto no terminó y el verdadero rumbo se empieza a desarrollar ahora de cara las elecciones que son el 27 de octubre".

Hasta el propio Macri se mostró confiado en poder revertir el resultado de las PASO en las próximas elecciones de octubre, que serán "una buena oportunidad para demostrar que el cambio continúa".

El mensaje decía lo siguiente:

Hay que gobernar hasta el final. Presentarnos gallardamente a las elecciones con nuestras ideas, sin importarnos el álgebra. Apostar a ganar y salir rápidamente de la idea de irreversibilidad del número.

Van a buscar canjearnos gobernabilidad por rendición. Ninguna concesión a esa idea. Es un falso dilema. Termina en la salida anticipada, como les sucedió a Alfonsín y De La Rúa.

Quieren vernos salir vomitando sangre. Para justificar en los próximos meses la catástrofe que ellos mismos van a generar y para reafirmar la lección histórica que solo ellos pueden gobernar.

La gente que representamos puede perdonar nuestros errores, festejar nuestros éxitos y disimular nuestros defectos. Pero no nos van a perdonar si los dejamos huérfanos e indefensos frente al poder populista.

Nos estamos jugando no sólo la elección de octubre sino la posibilidad de construir una alternativa por muchos años para la Argentina.

Fuente: Clarín / Infobae

Comentarios de la nota

© 2019 Copyright.