access_time 18:15
|
7 de febrero de 2019
|
|
Por el precio

La carne de vaca pierde ventas ante los aumentos

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/15495739907581%20IMG_5840.jpg

Carniceros y referentes del sector señalaron una caída en las ventas, sumado a un cambio de conducta en los clientes, que buscan productos más baratos, como el pollo y el cerdo.

Con los aumentos que sufrió la carne en estos meses (el úlimo fue hace una semana), desde el sector advierten una caída en el consumo. En distintas carnicerías señalan una menor afluencia de clientes, mientras que los que llegan, compran menos.

Sin embargo, también se da una situación particular: en Argentina, a pesar de las tradiciones, el consumo de la carne de pollo y de cerdo está ganando terreno, mientras que el producto vacuno lo pierde. En las carnicerías, Mendoza no es ajena a esta situación.

"Desde que empezó el año hemos tenido menos ventas. La gente ya no lleva tanta carne. El pollo es el que no ha variado, se vende como siempre", indicó Jimena, quien atiende en una carnicería ubicada en Patricias y General Paz.

Según los datos del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), el consumo de carne durante el 2018 promedió los 56,4 kilos, mientras que los datos oficiales señalan que el de pollo fue de 42,89 kilos y el de cerdo 15,15 kg. Así, las "alternativas a la vaca" se están volviendo la norma en algunos sectores.

Cuestión de precio

Entre los distintos factores, carniceros señalan la diferencia de precio como motivo del cambio de conducta en los consumidores: es el bolsillo el que decide. "Los que llegan buscan cortes baratos: blanda, nerviosa. La suba del precio afectó bastante, se sintió ahí nomás", explicó Dario Mignani, un carnicero del Mercado Central.

El mismo panorama señalaron en las carnicerías que se encuentran alrededor de la calle San Juan, donde el precio del pollo puede ser hasta tres veces más barato que el de la carne vacuna: alrededor de 60 pesos por kilo. La blanda, por ejemplo, se consigue en unos 250 pesos, mientras que la molida va desde los $110 la común a los $200 la especial.

Ese rango de precios se formó en los últimos días de enero, mes en el que ya se había producido otro aumento. De esta forma, en tan sólo cuatro semanas, la carne aumentó un 30%.

Menos en el plato

Por su parte, la Cámara de Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (CICCRA) publicó un informe detallando que, a pesar del aumento en las exportaciones de carne vacuna, el consumo interno bajó alrededor del 4% tras los aumentos de precio. En enero de este año, el consumo per cápita fue de 55,5 kilos, un 3,8% menos que en el mismo mes del 2018.

"Más allá de lo que dicen sobre el pollo y el cerdo, acá bajó todo junto", aclaró Mignani. "Se ve menos gente y es muy raro que compren para hacer asado. Llevan hasta donde les alcanza para la comida", detalló el carnicero.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.