access_time 14:39
|
8 de agosto de 2006
|
|

LUCHA CONTRA LA INFLACIÓN

La canasta básica familiar bajó durante julio

El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos informó sobre el sensible retroceso de la CBA. El ingreso se ubicó en los 390,45 pesos para no ser indigente

       El nivel de precios de la Canasta Básica Alimentaria (CBA), que fija el “piso” por debajo del cual se cae en la indigencia, retrocedió 0,20 por ciento en julio, para quedar en 390,45 pesos, informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). En tanto, el precio de la Canasta Básica Total, que fija el monto que determina la línea de pobreza, creció durante julio un 0,25 por ciento, para alcanzar los 858,99 pesos. Esta diferencia en los incrementos reflejó el mayor peso que tuvo el aumento de determinados rubros de servicios durante julio, en especial los alquileres, las expensas y, en menor medida, el transporte.


MENORES INGRESOS.


      Cabe destacar que, con la reducción del 0,20 por ciento en la Canasta Básica, los que se ven más favorecidos son aquellos núcleos familiares que tienen menores ingresos y que destinan un mayor porcentaje de sus salarios a la compra de alimentos. Si bien hay estimaciones privadas que aseguran que por cada punto de inflación unas 100.000 personas caen por debajo de la pobreza, lo cierto es que esa ecuación no toma en cuenta los ingresos con los que cuentan las personas para hacer esas compras.


      En este marco, toma mayor relieve el hecho de que, mientras los precios de la CBA bajaron y los de la CBT subieron 0,25 por ciento en julio, un mes antes, los salarios habían crecido 1,23 por ciento, en promedio. Y mientras que, en el primer semestre, la CBT acumulaba una suba de 3,04 por ciento, y la CBA una suba de 3,04, los salarios mostraban un aumento de 8,13 por ciento.


 EL INCREMENTO.


      De manera paralela a estas variaciones en la CBA y la CBT, los sindicatos y empresarios acordaron, a fines de julio, un incremento en el salario mínimo, el cual alienta también un alza en los ingresos de los trabajadores no registrados, y que hay que tomar en cuenta a la hora de evaluar las reales posibilidades de adquirir los productos de estas canastas. Así, a partir del 1 de agosto, unos 526.000 trabajadores se beneficiaron con la suba del salario mínimo a 760 pesos, o 3,80 pesos la hora. Desde noviembre, la suba beneficiará a 772.000 trabajadores, que pasarán a cobrar 800 pesos, o 4 pesos la hora, según los datos del Ministerio de Trabajo.


       Con este nuevo salario mínimo inicial, descontando los aportes a la Seguridad Social y sumando el salario familiar de dos hijos y la parte proporcional del aguinaldo, el ingreso final sumaría unos 831 pesos, unos 29 pesos por debajo del valor de la Canasta Total, que fija el umbral de la pobreza. En este marco, continúan las “bajas” en la cantidad de beneficiarios del Plan Jefas y Jefes de Hogares, varios de los cuales consiguen trabajo o se pasan a planes similares vinculados a capacitación laboral. “Cada mes, unos 8.000 beneficiarios dejan el subsidio al conseguir un empleo formal”, destacó Daniel Hernández, subsecretario de Políticas de Empleo y Formación Profesional.


INFLACIÓN MINORISTA.


       La inflación minorista acumula desde la devaluación tuvo una suba de 78,6 por ciento, mientras que el Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM) se triplicó, según un informe del Centro de Estudios de la Unión Industrial Argentina (CEUUIA). La variación del mínimo para el acumulado entre enero del 2002 y junio del 2006 alcanzará una mejora del 300 por ciento en noviembre próximo, cuando entre en vigencia el monto de 800 pesos para el salario mínimo vital y móvil, precisó la entidad industrial. La cifra surge de comparar los 250 pesos que se cobraba al 1 de julio del 2003 con los 800 pesos a los que se llevó el (SMVM) el mes pasado, en forma escalonada, en el Consejo.

Mas Noticias:

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.