access_time 02:08
|
8 de agosto de 2011
|
|

La caída

Un consuelo que nos queda a los que nunca hemos sido poderosos es que el poder suele ser temporario, se termina con el tiempo

    Un consuelo que nos queda a los que nunca hemos sido poderosos es que el poder suele ser temporario, se termina con el tiempo. Le ocurrió a Grecia, que anduvo inventando la civilización occidental por todos lados para tortura de los pibes que se llevan Historia antigua este año. No me joda, profesora, todo tiempo pasado fue anterior. El predominio de Grecia duró hasta que los romanos se dieron cuenta de que ellos no eran tan inteligentes pero sabían pelear, así que se pusieron a invadir cuanto lugar había en el mapa para poder hacer la Festa in Piazza cerca de la Fiesta de la Vendimia.

    El Imperio Romano llegó a apoderarse de todo el mundo de su época, lo que incrementó el consumo de spaguettis de manera asombrosa. Inglaterra fue la gran potencia de los siglos XVII, XVII y IX. Dijeron los ingleses: In the sea is the power, (en el mar está el poder) y entraron a navegar por el mundo entero comerciando a su manera, que seguía la siguiente fórmula: "Señor nativo, me entrega gratis todo lo suyo y yo lo mato en nombre del rey".

    Pero a Inglaterra también se le terminó el imperio y llegó Estados Unidos de la USA que nos usa, que es, en la actualidad, el nombre de la hegemonía en el mundo, el país que descubrió que la guerra era el mejor negocio y se dedicó a exterminar países subdesarrollados con la promesa de que, a cambio, les iban a instalar varios McDonald"s. Pues, Estados Unidos también va a perder su liderazgo y, muy posiblemente, el mundo del futuro tendrá en el chino el idioma de la superpotencia. Los últimos acontecimientos económico que pusieron a los del Tío Sam al borde del default pueden ser señales. Un cartel vial que tenga una flecha que indique para abajo.

    Así es: grandes han existido siempre, pero no han durado siempre; en algún momento al barrilete se le terminó el piolín y lo que conoció en la altura se vino abajo como las empresas de Greco. Por eso, creo que más que ser un país poderoso conviene ser un país honroso, que honre a su gente, a sus viejos, a sus niños, en definitiva: que no tenga un águila en su escudo, sino un hornerito que será más frágil, pero, por lo menos, construye todos los días. Para terminar, en vez de una súper potencia, una súper decencia. Sería mejor. 

TEMAS:

#Humor

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.