Seguilo en vivo: el Senado ya debate por el Presupuesto 2019

access_time 22:08
|
13 de septiembre de 2018
|
Investigación en Delitos Económicos

La banda de secuestradores virtuales tiene base en Las Heras

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1536843008972Captura%20de%20pantalla%202018-09-13%20a%20la(s)%2009.49.58.jpg
El punto de entrega que fue utilizado en reiteradas veces por los autores.

El último hecho ocurrió ayer a las 2 y la víctima entregó 35 mil pesos y un reloj porque le dijeron que su hijo estaba privado de la libertad. Sin embargo, se trató de un engaño. La gavilla ha cometido tres hechos en un mes. Lo saben porque siempre pide que el botín se deje sobre la misma calle.

El último caso ocurrió en la madrugada de este jueves en Luján y la víctima fue el ex ministro de Infraestructura y actual funcionario de esa comuna, Rolando Baldasso, quien terminó siendo engañado y perdiendo 35 mil pesos en efectivo y un reloj de alto valor.

Le llamaron a su vivienda de Vistalba los conocidos “malvivientes virtuales” y le dijeron que tenían secuestrado a su hijo y que lo iban a matar. Desesperado, terminó entregando esos bienes lejos de su hogar pero cayó en la trampa, ya que su familiar directo nunca fue captado por una organización criminal.

Lo cierto es que este caso, que generó alerta en los investigadores, tiene como autores a una misma banda con base en el asentamiento Junín de Las Heras. En poco más de un mes ha cometido, al menos, tres hechos y la siguen de cerca por los rastros que van dejando.

¿Cómo saben los pesquisas que están frente a la misma gavilla?: por el lugar donde le pide a las víctimas que entreguen el dinero detrás de un conocido hipermercado de materiales para el hogar del citado departamento norteño.

Días antes, sabuesos de la División Delitos Económicos hicieron un allanamiento en una propiedad en la villa y secuestraron varios celulares que, aparentemente, los delincuentes utilizaban para cometer los engaños. Tras esas medidas policiales, los detectives creían que los hechos iban a parar.

Sin embargo, tras el episodio que tuvo como víctima a Baldasso ayer, nuevamente esa banda quedó en la mira. “Al parecer están usando nuevos teléfonos para delinquir”, indicó una alta fuente que trabaja en la investigación de los casos.

Desesperación

El último hecho, en el que fue blanco del engaño el funcionario lujanino y ex jefe de cartera durante la gestión de Francisco Pérez, ocurrió durante la madrugada de ayer cuando el hombre recibió un llamado alrededor de las 2. El interlocutor le dijo que tenía a su hijo secuestrado y que le entregara toda plata que tuviera si no quería verlo muerto.

La víctima reunió 30 mil pesos en efectivo que tenía a mano y fue a dejarlo al lugar acordado, en calle Junín, detrás del Hipercerámico ubicado a un costado del Acceso Norte. Pero, tras cumplir con su parte, los supuestos secuestradores le pidieron más dinero, por lo que al hombre no le quedó más remedio que ir a sacar 5 mil pesos de un cajero automático.

Acto siguiente, se volvió a dirigir al mismo lugar y entregó esa otra suma, de acuerdo con la información. Algunos minutos después de completar la operación, la víctima habló con un policía que realizaba servicios extraordinarios en una estación de Guaymallén y descubrió que todo se trataba de un engaño cuando pudo comunicarse telefónicamente con su hijo.

Los casos anteriores

El primero de los hechos que se registró en las últimas semanas, que luego iba a poner en la mira a la banda de la villa Junín, ocurrió a las 5 del miércoles 1 de agosto cuando un hombre de 57 años, con domicilio en Ciudad, recibió una llamada en la que delincuentes le aseguraron que tenían secuestrado a su hijo, por lo que debía entregar dinero para que lo liberaran.

La víctima reunió 3 mil pesos y varias alhajas, los metió en una bolsa y la llevó al lugar que le indicaron los supuestos captores: en calle Junín, detrás del citado local de materiales. Tras la entrega, el hombre llamó a la madre de su hijo, con la que está separada, y la mujer le indicó que el chico estuvo todo el tiempo en su casa.

Más de tres semanas después, el jueves 23 de ese mes, la víctima fue un hombre de 72 años, oriundo de Las Heras. El engaño fue similar ya que le dijeron que tenían secuestrado a un familiar.

En esta ocasión, se repitió el punto de entrega, pero el jubilado les dejó un botín mayor a los malvivientes. En total fueron 10 mil pesos, 700 dólares, 40.000 chilenos y 600 reales. Las monedas extranjeras alcanzaban a casi 25 mil pesos en ese momento.

A través de ese caso fue que los investigadores pusieron la mira en una gavilla del mencionado asentamiento, donde finalmente hallaron los celulares que utilizaban.

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.