access_time 16:03
|
30 de agosto de 2006
|
|

PRIMER ACTO DE LA CONCERTACIÓN

Kirchner y Cobos, en ensayo de campaña

El presidente y el gobernador inauguraron en San Rafael lo que será una dura campaña por la sucesión presidencial. Se mostraron como lo nuevo criticando a los partidos.

    En términos puramente políticos, ayer, en San Rafael, el presidente Néstor Kirchner y el gobernador Julio Cobos avanzaron formalmente en la construcción de una nueva oferta electoral con vistas al 2007. Para ello, fueron particularmente duros contra las estructuras tradicionales de los partidos políticos, a quienes demolieron con verba inflamada. El mendocino Cobos –en un terreno dominado por el folclore del peronismo de antaño, paradójicamente, envuelto en el mismo clima que ha cobijado tantas veces a los líderes del partido del General y que el presidente demoniza con crítica despiadada renegando del pasado–, pareció ayer dar un paso más hacia afuera del radicalismo tradicional.

    No sólo lo hizo con las críticas a quienes dominaron el último fin de semana la convención de la UCR, sino cuando advirtió, a puro grito, que su ideología es la del pragmatismo absoluto dominado por la realidad, no la de que no se rompa, no se quiebre, ni se doble. “Acá no se rompe nada”, dijo Cobos, aludiendo a que bregará para que los radicales lo acompañen en su alianza con el presidente, porque sabe muy bien que Cobos solo, sin el partido a sus espaldas, de poco le puede servir a un Kirchner que los seduce con la construcción del nuevo espacio en el que se avanzó ayer en San Rafael.

    Kirchner y Cobos dieron paso a lo nuevo que se viene armando, luego de que el presidente decidió vaciar de poder a las estructuras políticas del país, para concentrarlo en su figura. “Esto no es un toma y daca”, dijo Kirchner en un pasaje de su discurso, en lo que fue considerado como respuesta a aquello que se le critica de que va juntando dirigentes a su alrededor gracias a la poderosa billetera del Tesoro Nacional. Cobos algo de eso también había dicho: “Tenemos una relación inteligente, con sentido común, porque gobernamos para todos”. Así debutó la pareja que emerge como la más perfecta de todas las posibles de la concertación.

    Aunque fuera de toda formalidad, Kirchner admitiera la posibilidad de que Cobos sea su candidato a vice en el 2007, “o ¿por qué no? de Cristina”, lanzó con picardía ante una consulta del periodista Mario Rudyk. Ambos despotricaron contra “las viejas estructuras”, y Kirchner lanzó abiertamente no tener nada que ver con los desastres del pasado reciente y lo hizo exculpando a su socio Cobos y hasta al intendente sanrafaelino Omar Félix.

    Nadie preguntó, en medio del mare mágnum en que se había convertido el Polideportivo 2, por la presencia de algunas figuras de ese pasado que criticó, como la del ex gobernador Rodolfo Gabrielli, quien viajó junto al presidente en el Tango desde Buenos Aires. En un tono provocador, Kirchner se refirió al partido del gobernador Cobos, provocando sonrisas y gestos de agradecimiento en buena parte de los radicales K que se subieron al palco en San Rafael, como los intendentes y el Gabinete provincial.

    “Con permiso del gobernador”, aclaró el presidente, “me hubiese gustado que hubieran pedido perdón por la Plaza del 20 de diciembre (2001), por el corralito, por el hambre, por el pacto de Olivos vergonzoso”, se quejó K ante las críticas que destiló el radicalismo tradicional desde Rosario el último fin de semana. Kirchner y Cobos, desde San Rafael, inauguraron formalmente la próxima campaña electoral.

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Últimas noticias

© 2019 Copyright.