Twitter: usuarios reportan fallas a nivel global
access_time 11:22
|
2 de mayo de 2007
|
|
INCIDENTE

Kirchner confirmó que fue un atentado

El discurso oficial hizo del camión volcado un elemento fundamental

BUENOS AIRES (DYN). El presidente Néstor Kirchner calificó de atentado el incidente en el que un hombre intentó embestir un camión contra su casa y aseguró que recibe amenazas "diaria y cotidianamente". Kirchner se quejó el lunes, durante un acto en la Casa de Gobierno: "Si tiran un camión contra mi casa, es casualidad. Si le hubiera pasado a cualquier dirigente de la oposición, dirían que falta seguridad o que está orquestado por el Gobierno".

    Con el objetivo de demostrar que Walter Mansilla, el conductor del camión, sabía de sus actos, Kirchner leyó una lista de los lugares en los que trabajó, entre ellos, la Prefectura Naval, y subrayó que el municipio de Río Gallegos, gobernado por un radical, le dio el registro el 21 de enero del 2005. Así, Kirchner reforzó la senda abierta por el ministro del Interior, Aníbal Fernández, quien ayer reiteró la hipótesis del atentado, asegurando que el agresor no es un "loquito", como se quiso hacer parecer.

    Para fortalecer su argumento, Fernández afirmó que el chofer estuvo en todas las marchas que realizaron los docentes en la capital santacruceña y señaló que eso indica que tiene actividad política, aunque afirmó no poder identificar desde qué sector. Fernández reveló, además, que la propia madre del presidente, María Juana Ostoik Dragnic, de 88 años, recibe permanentes amenazas, a las que no le da importancia. Por su parte, peritos psiquiatras del Cuerpo Médico Forense del Tribunal Superior de Santa Cruz determinaron que Mansilla presenta un cuadro psicopatológico compatible con la psicosis paranoide.

    Así lo sostiene un informe fechado el lunes y firmado por la psiquiatra María Inés Malizia y el psicólogo Gastón Lucas Mendicoa. Sin embargo, fuentes oficiales del Gobierno nacional adelantaron ayer que la jueza de Río Gallegos Valeria López Leston ordenó un nuevo peritaje psicológico, que será realizado por expertos de la Policía Federal. En tanto, el intendente de Río Gallegos, el radical Héctor Roquel, declaró ayer que a las acusaciones contra dirigentes de su partido formuladas por el ministro del Interior, Aníbal Fernández, "no se las compra nadie".

    A su vez, el dueño de la empresa de seguridad Fortaleza, en la que trabajaba José Walter Mansilla, Federico Romagnoli, afirmó que cuando habló con él en su lugar de detención lo notó totalmente alterado e incoherente, desestimando la posibilidad de que hubiera planeado un atentado. Sin embargo, tras calificarlo de "un loco, delirante y delincuente", el empresario expresó esta mañana no tener dudas de que, luego de su raid accidentado, tuvo el propósito de chocar la casa del jefe del Estado.

    "Creo que no es una cosa planificada, desde mi punto de vista", explicó Romagnoli, quien interpretó que lo ocurrido fue la reacción de un loco. Sin embargo, más adelante afirmó:" No tengo dudas de que su última intención fue meterse en la casa del presidente y que no lo pudo hacer por impericia". Dirigentes opositores, entre los que cabe mencionar al candidato presidencial Roberto Lavagna y al titular de la UCR, Gerardo Morales, afirmaron que el hecho genera muchas dudas.

    Para Morales, el episodio "se inscriben en el marco de una campaña que se ensucia cada vez más", y afirmó que ya nadie cree en la versión oficial. El presidente del bloque de diputados del Frente para la Victoria, Agustín Rossi, acusó de medir con varas distintas la realidad política, tras las repercusiones por el intento de atentado de Walter Mansilla contra la casa del presidente en Río Gallegos. "La oposición tiende a medir con varas distintas los hechos de la realidad política", puntualizó.

TEMAS:

El País

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.