access_time 16:40
|
31 de julio de 2006
|

CASO LOMBARDICH

Juzgan al tercer implicado en un violento asalto

En agosto del 2003, tres hombres asaltaron un aserradero en Luján, en el que hirieron a un basquetbolista. Dos ladrones ya fueron condenados y hoy se inicia el juicio del otro detenido

        Pedro Pablo Sosa enfrentará hoy al Tribunal de la Primera Cámara de Crimen, acusado como coautor del delito de homicidio calificado en grado de tentativa en concurso real con robo calificado, por un hecho sucedido en agosto del 2003. Por este caso, en el que resultó herido de bala Diego Lombardich, quien, debido a la lesión que le afectó la columna vertebral, quedó con una discapacidad motriz, dos delincuentes ya fueron condenados a 20 y 22 años de prisión, respectivamente. Osvaldo Guzmán fue sentenciado a 22 años de prisión, en tanto que Raúl Torres mereció una pena de 20 años. Estos asaltantes fueron juzgados en junio del 2004, momento en que Sosa se hallaba prófugo de la Justicia.


       El juicio contra Sosa durará hasta el viernes 4 de agosto y será conducido por la camarista María Lilia Vila, quien estará acompañada de Roberto Yanzón y Arlington Uliarte, quienes integrarán el tribunal en remplazo de Víctor Hugo Comeglio y Julio Carrizo, los magistrados que condenaron a Guzmán y Torres. El testimonio que darán frente a la Primera Cámara del Crimen Diego y su padre, Rubén, será fundamental para dirimir la suerte del tercer hombre que es juzgado por el caso donde se produjo el violento asalto al aserradero de los Lombardich.


EL CASO.


       El 9 de agosto del 2003, cerca de las 11.40, tres hombres armados ingresaron al aserradero Del Río SRL, empresa propiedad de Rubén Lombardich. En ese lugar, ubicado a la altura del kilómetro 8 de la ruta 40, en Perdriel, Luján de Cuyo, se encontraban el dueño del aserradero y su hijo Diego. El joven, quien por entonces jugaba al básquetbol en la primera división del club Guillermo Cano, salió de las oficinas de la empresa para ver qué necesitaban los tres hombres que llegaron hasta el negocio familiar. Diego Lombardich fue derribado por los ladrones, uno de los cuales (Osvaldo Guzmán), cuando el deportista estaba tirado en el suelo, le efectuó un disparo en la espalda.


       Con Diego Lombardich neutralizado, uno de los ladrones apuntó a la cabeza de Rubén Lombardich, quien fue obligado a entregar todo el dinero que poseía. El botín con el que se alzaron los asaltantes estuvo compuesto de entre 500 y 600 pesos en efectivo y tres cheques por un total de 790 pesos. Además, los ladrones sustrajeron dos teléfonos celulares y se llevaron un Peugeot 405, vehículo de las víctimas. Este automóvil fue encontrado, horas más tarde, en la zona del Bajo Luján.


LESIÓN.


       Diego Lombardich fue lesionado de un balazo que le asestaron en la columna vertebral, al nivel de la novena vértebra dorsal, y el proyectil quedó alojado en el mismo canal medular, lo que le ocasionó una paraplejía de los miembros inferiores. Luego de la recuperación física y anímica, Diego Lombardich pudo retomar su dedicación por el deporte y, actualmente, integra un equipo de basquetbolistas sobre silla de ruedas (el equipo godoycruceño de Iclim), con el que ya participó con éxito en el TNA (Torneo Nacional de Ascenso), donde, junto a sus compañeros, estuvo a un paso de ser de primero.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.