access_time 15:43
|
15 de agosto de 2006
|
QUINTA CÁMARA DEL CRIMEN

Juzgan a mujer y a menor por matar a un anciano

El hecho ocurrió el 24 de diciembre del 2003 en una casa de Ciudad. La víctima tenía 74 años y, al resistirse al asalto, fue salvajemente golpeada por los delincuentes. Hoy podría haber sentencia.

    La Quinta Cámara del Crimen podría dictar sentencia hoy, por el robo seguido de muerte, contra Cintia Lourdes Vargas Suárez y un menor, hecho ocurrido el 24 de diciembre del 2003 en Ciudad. La víctima, Roberto Sixto Manrique Zurban, de 74 años, fue salvajemente golpeada en la cabeza y en el pecho por tres personas que ingresaron con fines de robo a su casa, ubicada en Tacuarí 250. El tribunal, presidido por el juez Gonzalo Guiñazú e integrado, además, por Rafael Escot y Laura Gil de Chales, comenzó el debate el 7 de agosto y para hoy está previsto que se desarrollen los alegatos de las partes.

    La fiscalía Cámara está representada por Ricardo Bianchi. Según informaron desde Tribunales, un tercer imputado fue apresado hace pocos días y se encuentra a disposición del Tercer Juzgado de Garantías, cuya titular es la jueza Alejandra Mauricio. Por este motivo, no participa del juicio oral y público.

SIN VIDA. El cruento y extraño suceso por el que se juzga a Vargas Suárez y al menor –no se publica su nombre para preservar su identidad– sucedió cuando tres sujetos ingresaron por el patio de la vivienda citada con fines de robo. En el lugar estaba Manrique Zurban, un anciano que vivía solo. Las primeras informaciones aseguraron que la víctima se resistió a un asalto a mano armada en el patio de la vivienda y que, por este motivo, los delincuentes lo mataron a golpes.

    No sólo le pegaron en la cabeza: después de la necropsia realizada en el Cuerpo Médico Forense, se determinó que presentaba contundentes heridas en el pecho y las piernas y que la muerte fue en el acto. El cuerpo de Manrique Zurban fue encontrado al otro día, cerca de las 13, por uno de sus hijos. El escenario en el patio de la casa era desgarrador: el hombre estaba boca abajo y los golpes recibidos le habían ocasionado una abundante pérdida de sangre.

   Una vez que comprobó que su padre estaba sin vida, el hijo llamó a la policía y, en minutos, personal de la Comisaría Cuarta estaba en el lugar. Según determinaron los pesquisas, se trató de un crimen seguido de robo, ya que faltaban del hogar un conversor de Direct TV, un control remoto y un televisor. Si bien no se determinó con exactitud la hora en que ultrajaron al infortunado hombre, los pesquisas estimaron que se produjo al atardecer, pocas horas antes de Navidad.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.