access_time 14:05
|
8 de agosto de 2006
|

OCURRIÓ EN EL 2005

Juzgado por asesinar a un menor

Comienza hoy, en la Séptima Cámara del Crimen, el juicio contra Marcelo Fabián Barahona, quien está acusado de matar a un chico de 17 años y de herir a otro de un balazo

         Marcelo Fabián Barahona comenzará a ser juzgado hoy en la Séptima Cámara del Crimen, acusado de asesinar a un joven de 17 años e intentar matar a otro en el barrio Cooperativa Lunlunta de Maipú, el 8 de mayo del 2005. En el cruento hecho, perpetrado por al menos un individuo, perdió la vida Luis Alejandro Godoy, quien recibió un impacto de bala en el pecho cuando estaba junto a su amigo Esteban Ríos, de la misma edad. Ríos también resultó herido en el confuso episodio, pero logró salvar su vida porque el proyectil le impactó en una mano. El debate será con tribunal colegiado y estará integrado por los jueces Agustín Chacón, Pedro Carrizo y Alejandra Ursiolo.


       La fiscalía de Cámara estará representada por Susana García. Barahona deberá responder por la dura imputación de “homicidio agravado por el uso de arma de fuego en concurso real, con tentativa de homicidio agravado por el uso de arma de fuego”. De acuerdo a la carátula impuesta, y si es encontrado culpable, podría sufrir penas que superan los 15 años de cárcel.


SIN REACCIÓN.


        Según el expediente de la causa, todo comenzó el domingo, cerca de las 20, en la esquina de la calle Videla Aranda del citado barrio. Las víctima mortal y el otro joven iban en un Renault 4 cuando, inesperadamente, se les puso al lado un Peugeot 504 con cinco personas a bordo que, según los testigos, estaban alcoholizadas. Estos sujetos, entre los que se encontraría el imputado, preguntaron insistentemente a Godoy y a Ríos por una chica de nombre Natalí. Los testigos del episodio agregaron que el conductor del Peugeot se bajó del vehículo increpando a los dos jóvenes, con un botella de fernet en la mano.


       Las víctimas adolescentes contestaron a los agresores que no gritaran porque en la vivienda había niños durmiendo y que no conocían a la tal Natalí. Pero nada detuvo al violento conductor, y de inmediato sacó una pistola. Inició una balacera y dos de los disparos hiriendo gravemente a Godoy en el tórax y a Ríos en la muñeca.


 LA HUIDA.


        El autor de los disparos se subió rápidamente al choche y se fugó del lugar junto a sus compañeros, con rumbo desconocido. Pero un vecino pudo observar la mayor parte del sangriento episodio y alcanzó a socorrer a los heridos, aunque la vida de Godoy pendía de un hilo. Las víctimas fueron trasladadas en un auto particular al Hospital Diego Paroissien, pero ya era demasiado tarde, debido a que Godoy llegó sin vida al lugar. Ríos, en cambio, terminó asistido en el Hospital Central y su herida no revestía gravedad. El sospechoso fue apresado, meses después, y quedó alojado en la Penitenciaría provincial.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.