access_time 07:24
|
25 de noviembre de 2016
|
Editorial

Jueces y fiscales bajo sospecha

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/000/950/256/000950256.JPG

Es comprensible el enojo del gobernador Alfredo Cornejo con el Jury de Enjuiciamiento. Para el mandatario, el fiscal Fabricio Sidoti debería haber rendido cuentas ante un tribunal por su accionar en una denuncia de violencia de género que terminó en un femicidio. Pero, salvo por el agravante de la muerte, el caso de Sidoti no es muy diferente del del resto de los fiscales de las provincia, incluso, aquellos que gozan de la simpatía del oficialismo y que han logrado zafar de situaciones similares gracias a esos lazos.

Hay fiscales departamentales que desconocen por completo las zonas más calientes de su jurisdicción. O, si de malos ejemplos se trata, Anabel Orozco se ha posicionado como un caso testigo de todo lo que no debe ser un funcionario judicial.

Por eso, Cornejo tiene razón. Pero, a medias. El Jury debe dejar de hacer evaluaciones políticas. Y, de una vez por todas, juzgar fríamente los hechos. Cuando eso ocurra, a muchos jueces y fiscales se les terminará el juego. 

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.