access_time 01:39
|
30 de mayo de 2007
|
|
TENIS - ROLAND GARROS

Jornada soñada para la legión

Nueve argentinos avanzaron de ronda en el Grand Slam parisino y hoy se presenta igual cantidad de tenistas nacionales. Del Porto jugó bien pero no pudo con Rafael Nadal.

    El tenis argentino vivió un día soñado en París con el triunfo de nueve jugadores, entre sus principales figuras, varios jóvenes en ascenso y el carismático Gastón Gaudio. La lluvia que arruinó las dos primeras jornadas en Roland Garros desapareció ayer para dejar lugar a un día frío, ventoso e incómodo que no impidió los éxitos de David Nalbandian, Guillermo Cañas, Juan Ignacio Chela, Juan Mónaco, Carlos Berlocq, Mariano Zabaleta, Martín Vasallo Argüello, Juan Pablo Brzezicki y el campeón del 2004, Gaudio.Hoy habrá nueve argentinos en acción, entre ellos, Juan Pablo Guzmán y Diego Hartfield, quienes ayer no pudieron terminar sus partidos.

    Tras el festejo desenfrenado de Berlocq con puños y ojos cerrados, la confianza serena de Cañas, el entusiasmo franco de Brzezicki y el triunfo psicoanalítico de Gaudio, una imagen sintetizaba la alegría argentina: la de un Mariano Zabaleta de barba crecida y sonrisa imposible de quitar. “La verdad es que estoy muy contento, de vuelta donde quería estar. Le gané a Calleri, quien es un jugadorazo. Estoy feliz y muy motivado para seguir adelante”, sostuvo Zabaleta, 88º del mundo hoy y 243º en enero, tras el éxito sobre su compatriota Agustín Calleri, 29º, 6-4, 6-7 (5-7), 7-6 (7-5) y 7-5.

    Pese a que no ganó, Juan Martín del Potro tuvo razones para irse satisfecho. Jugó en la central e hizo sufrir en el primer set al español Rafael Nadal, quien busca el tricampeonato. Guillermo Vilas siguió el partido desde el palco de honor. “No jugué muy bien pero lo importante es que gané. Del Potro es un gran jugador, con gran futuro”, elogió Nadal al argentino de 18 años, quien ayer tuvo ventaja de 5-3 en el set inicial pero se enredó en su entusiasmo para caer 7-5, 6-3 y 6-2.

   Nalbandian, vencedor del surcoreano Hyung Taik Lee 6-2, 6-1, 3-6 y 6-3, confía en que tras un muy mal comienzo de temporada por fin regresen los buenos tiempos. Hoy se mide con el español Iván Navarro Pastor: “Me veo a 60 por ciento, si sigo ganando, voy a mejorar. Sampras también empezaba los Grand Slam un desastre y después ganaba”. Berlocq, 97º del mundo, sorprendió al francés Julien Benneteau 6-7 (5-7), 7-5, 6-2 y 6-3 para protagonizar el festejo del día.

    Tirado de espaldas sobre el polvo, lanzó sus puños al cielo una y otra vez.“No lo podía creer. En el final me acalambré por los nervios”, expresó Berlocq, quien a los 24 años ganó por primera vez un partido en un Grand Slam y hoy enfrenta al italiano Potito Starace.Parecida era la situación de Brzezicki, vencedor del estadounidense Robbie Kendrick 6-1, 3-6, 6-2 y 6-1.“Esto es muy groso para mí”, señaló con la camiseta de Argentinos Juniors. Para terminar, Vasallo Argüello, octavofinalista el año pasado, batió al colombiano Alejandro Falla 6-3, 6-3, 6-7 (3-7) y 7-6 (7-4).

    Las frases del día salieron, sin dudas, de la boca de Gaudio, quien ganó un partido “a lo Gaudio”: siempre en desventaja, siempre sobre el filo de la navaja. Fue 3-6, 6-3, 3-6, 6-3 y 6-4 sobre el francés Marc Gicquel en 3 horas y 17 minutos. Mañana jugará ante el australiano Lleyton Hewitt un partido decisivo para su carrera. “Si gano ese partido, tendré la confianza que necesito”, sostuvo el argentino, campeón del torneo en el 2004 y con problemas en su juego últimamente, hasta tal punto que en abril, tras ser vapuleado en la primera ronda de Barcelona, insinuó retirarse.

    Ayer siguió con ese juego verbal que disfruta, con ese personaje Gaudio que a veces parece devorarse al Gaudio real. “El domingo pensé en borrarme del torneo. Lo bueno es que estoy muy estable en la cancha”, señaló, riendo.“No sé qué me pasa. ¿Si voy a decir basta? Dije tantas veces basta.

    Tengo 28 años y desde los 10 llevo una raqueta en la mano. No es fácil decir chau y se terminó. Ante Hewitt puedo perder e irme contento de la cancha. O no, puedo perder mal como ante Soderling en Barcelona”, analizó El Gato. Horas antes, Cañas había regresado a Roland Garros dos años después de su último paso por un grande, con la secreta ambición de llegar muy lejos sobre la arcilla parisina.

    “No necesito ser la figura de nada ni cargar con una presión que no tengo por qué cargar”, aseguró contundente el argentino tras batir al rumano Victor Hanescu 6-3, 6-1 y 6-4. Cañas se defendía así de la presión que, en efecto, ya tiene: ser el que más lejos llegue de los quince argentinos que disputan este año el Abierto.Y no es una hipótesis alocada, porque él fue el dueño de los éxitos más resonantes del tenis argentino en lo que va del año al derrotar dos veces a Roger Federer y llegar a la final de Miami.

TEMAS:

Deportes

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.