access_time 10:31
|
8 de octubre de 2009
|
|
POLÉMICA

Jaque convoca a un comité científico por las castraciones a violadores

Para que el uso del bloqueador androgénico sea obligatorio hay que modificar el Código Penal, que es una ley nacional

La fina pero polémica línea que divide a quien viola porque es delincuente de aquel que padece una enfermedad mental será uno de los ejes del debate que comenzará en unos días en el seno del comité científico y legal que propuso Celso Jaque para analizar la posibilidad de castrar químicamente a violadores. El crecimiento de hechos aberrantes que involucran a víctimas de violencia sexual llevó a poner sobre el tapete la posibilidad de aplicar este método a los delincuentes, a través del suministro de una pastilla que disminuye el deseo sexual.


     Además, se quiere publicar la identificación de violadores condenados, en especial en las comunidades donde viven, para que cuando salgan de la cárcel sean identificados. En este momento hay 184 condenados en la cárcel y 30 por ciento es reincidente. Pero si se quiere aplicar este castigo extra de manera obligatoria habrá que impulsar una reforma del Código Penal de la Nación, mientras que si lo que se pretende es una aplicación voluntaria, se puede hacer a través de una modificación al Código de Faltas de la Provincia que se realizaría mediante un proyecto del Ejecutivo o se podría impulsar desde la Legislatura. Por esto, un comité de expertos analizará la posibilidad de suministrar el medicamento o la inyección a los reincidentes que cumplen condenas en las cárceles locales.


    Las castraciones resultaron ser un tema que el gobernador mencionó en el lanzamiento del acuerdo para la atención a las víctimas en la sede del Poder Judicial y que le sirvieron para retomar la iniciativa de gobierno. Así, convocó a los medios, amparándose en el crecimiento de casos de violencia sexual que está afectando a mujeres, niños y niñas, y avanzó en la idea del comité que despertó voces a favor y en contra. Este método se basa en la aplicación de un bloqueador androgénico que actúa sobre la libido y que puede suministrarse de manera conjunta con antidepresivos o ansiolíticos. Tiene efectos colaterales menores (osteoporosis, ginecomastia o alopecia) y se puede administrar de manera diaria por vía oral o simplemente una inyección por mes.


     Entre los especialistas convocados están el procurador General de la Corte, Rodolfo González, el camarista penal de Menores Carlos Parma, la jueza penal de Menores María Fontemachi; el psicólogo criminólogo Hugo Lupiáñez, la médica psiquiatra Patricia Gorra, el psiquiatra Rubén Contreras, y el sexólogo José Luis Rodríguez. La problemática estuvo relacionada históricamente con la enfermedad mental pero hoy se ve de manera más cotidiana tras los robos violentos, y en este sentido, este último fin de semana se vivieron dos hechos de este tipo. Por ello, el ministro de Seguridad, Carlos Ciurca, quien junto a Sergio Saracco (Salud) y Mario Adaro (Gobierno) salió a comunicar la idea del gobernador, explicaba por qué desde el plano de la seguridad sería favorable la medida.


     Además, sostuvo que 30 por ciento de los condenados por violación reinciden y mostró que en los últimos años ha crecido la cantidad de causas iniciadas por este tipo de delito. Jaque sostuvo que ya está descartada la castración quirúrgica, teniendo en cuenta que genera una violación a los derechos humanos. “Además, es irreversible”, insistió Jaque. Pero el primer escollo con el que se encuentra el mecanismo que Jaque pretende impulsar es que roza el derecho a la intimidad de las personas. Es por esto que su idea de impulsarla a través de un proyecto nacional puede sufrir varios cuestionamientos.


    Es más, en ningún país de Latinoamérica se lo aplica como método obligatorio y la eficacia de esta medida adoptada de manera voluntaria despierta dudas. Jaque defendió su decisión amparándose en que la mayoría de los profesionales se basan en fundamentos psicopatológicos a la hora de explicar la conducta de los violadores. Mirado desde ese ángulo, con un medicamento, podría disminuirse la ansiedad.


LA REALIDAD. En el último año, 146 personas recibieron el kit de atención tras haber sido víctimas de una violación. Es decir que se registró un acto de esta naturaleza cada tres días. Sólo 70 por ciento de las personas que padecen este tipo de violencia realizan la denuncia, principalmente, porque conocen a quien llevó a cabo el abuso y temen la reacción del individuo. En otros casos, se omite la denuncia porque deben explicar tantas veces lo mismo que el temor y la vergüenza les impide hacerlo.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.