access_time 07:32
|
12 de junio de 2019
|

Italia pone enormes multas a las ONG que rescatan migrantes

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/156033503080515602724238874.jpg

El nuevo decreto de seguridad penalizará a los barcos que violen la prohibición de entrada, tránsito o estacionamiento en aguas territoriales italianas.

El Gobierno italiano aprobó un nuevo decreto de seguridad impulsado por el ministro del Interior, Matteo Salvini, que introduce sanciones económicas a los barcos de las ONG que rescaten migrantes en el Mediterráneo. 

El líder de la Liga y vicepresidente italiano ha tenido que dar marcha atrás a la propuesta originalmente incluida en esta normativa, que contemplaba multas de hasta 5.500 euros a las organizaciones humanitarias por cada inmigrante rescatado en operaciones de salvamento en aguas internacionales y transportado a Italia. Una medida que había sido criticada por numerosos juristas e incluso por Naciones Unidas y que no paso el filtro del presidente de la República, Sergio Mattarella.

"Habemus decreto", exclamó satisfecho Salvini durante la rueda de prensa posterior al Consejo de ministros que dio luz verde al texto. "Es un paso adelante en favor de la seguridad", añadió el ministro del Interior. Se trata de casi una veintena de artículos dirigidos a luchar contra la "inmigración clandestina", mejorar la seguridad en las manifestaciones y reducir la violencia en los eventos deportivos, según explicó el líder de la Liga, quien anunció una partida de 28 millones de euros para la contratación de nuevo personal en la administración de justicia.

La nueva normativa introduce multas de entre 10.000 y 50.000 euros contra el capitán, el armador o el propietario de los barcos que participen en operaciones de socorro y trasladen a los migrantes rescatados en el Mediterráneo a un puerto italiano sin autorización. En el caso de "reiteración" o de que el número de extranjeros desembarcados supere el centenar, está prevista también la incautación de la embarcación. También contempla "la posibilidad de usar agentes de policía infiltrados y escuchas telefónicas contra los traficantes de seres humanos".

El decreto ley impulsado por Salvini no sólo dificultará aún más el trabajo de las organizaciones humanitarias que quieran operar en el Mediterráneo, sino que otorga más poder a su Ministerio en la gestión de la inmigración irregular. La normativa prevé que la gestión naval de las embarcaciones que atraviesan aguas territoriales italianas, una competencia que corresponde al Ministerio de Infraestructuras y el de Defensa (actualmente dirigidos por exponentes del Movimiento Cinco Estrellas) pase parcialmente al ministro del Interior, que podrá limitar o prohibir el tránsito de barcos en aguas territoriales por motivos de orden y seguridad pública.

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.