access_time 13:59
|
14 de agosto de 2006
|
CRISIS EN ORIENTE MEDIO

Israel ratificó el alto el fuego pero seguirá atacando

El Gobierno israelí aceptó la resolución de la ONU, por lo que una fuerza internacional controlará la zona. Mientras, continuará atacando para debilitar a Hezbolá.

    El Gobierno israelí ratificó ayer la resolución 1.701 de la ONU para un alto el fuego en Líbano, pero el Ejército apura las últimas horas para tratar de debilitar lo más posible a la guerrilla chií Hezbolá antes de silenciar las armas. “Estamos preparando el terreno para que la fuerza internacional pueda entrar de la forma más suave”, dijo el ministro israelí de Turismo, Isaac Herzog, tras explicar que “hasta mañana (por hoy) seguirán los intensos combates para destruir las lanzaderas de misiles y las infraestructuras de Hezbolá”.

    Las tropas israelíes tienen también un interés directo en debilitar a Hezbolá, ya que está previsto que se queden en el sur de Líbano después del alto el fuego hasta ser relevadas por el Ejército regular libanés y la fuerza multinacional de la ONU, según lo establecido en la resolución 1.701. La ministra israelí de Exteriores, Tzipi Livni, ha precisado que cuando entre en vigor el alto el fuego “no habrá vacío sobre el terreno”, pues el Ejército israelí no se retirará hasta la llegada de la fuerza multinacional.

    Entre el alto el fuego y la llegada de las tropas libanesas y de la ONU, el Ejército de Israel seguirá “manteniendo el control” en la zona, concretó a Efe, en entrevista telefónica desde el frente, el teniente coronel de reserva Yehuda Schefer. “Nuestro objetivo es avanzar todo lo que podamos en las próximas horas”, dijo Schefer, quien añadió que, de momento, “la guerra sigue”. Preguntado sobre si el mantenimiento del control tras el alto el fuego supone el posible uso de fuerza, el militar contestó preguntándose: “¿Qué otra cosa se puede hacer si se es atacado?”

    Livni, por su parte, al ser preguntada sobre este particular, se limitó a decir que “quien debe cesar sus ataques es Hezbolá” y señaló que la resolución 1.701 estipula que fue ese grupo, al capturar a dos soldados israelíes y matar a otros tres, quien inició el conflicto, el 12 de julio. La secretaria de Estado de EEUU,Condoleezza Rice, dijo en la televisión pública israelí que puede que se produzcan incidentes tras el cese oficial de las hostilidades, pero que eso no debe alterar el compromiso de las partes.

    En cualquier caso, el primer ministro de Israel, Ehud Olmert, confía en que con la resolución Hezbolá deje de ser “un estado dentro del estado” libanés, principal objetivo de los esfuerzos militares y diplomáticos israelíes. Livni reconoció ayer que el Gobierno se dio cuenta pronto de que ese y otros objetivos no se podrían alcanzar por la vía militar.

    “No hay victoria al cien por cien –comentó por su parte Schefer– pero hemos hecho bastante en los últimos tres días (desde que empezó la operación terrestre a gran escala en el sur de Líbano), tenemos la sensación de que le hemos dado a la política espacio para maniobrar y que hemos permitido restablecer la disuasión”. Casi a la misma hora en que el Gobierno aprobaba la resolución, los aviones israelíes lanzaron sobre el sur de Beirut y donde se encuentra el cuartel general de Hezbolá unos 20 misiles en tan sólo dos minutos.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.