access_time 20:05
|
9 de enero de 2007
|
|
JONATHAN OROS TIENE MUERTE CEREBRAL

Investigarán a los policías que enfrentaron a Terminator

La Justicia tratará de determinar si los efectivos mantenían problemas con el joven que irrumpió en la Comisaria 33 y disparó, tal como aseguró su padre.

    Los motivos que llevaron a Jonathan Oros a irrumpir a balazos en la Comisaría 33 del barrio San Martín, el domingo a la mañana, y por lo que fuera baleado por tres efectivos en lo que, se presume, fue legítima defensa, parecen ser un misterio. De todas maneras, el fiscal especial Luis Correa Llano comenzó ayer a instruir el caso y realizó por la tarde una inspección ocular en la dependencia policial del conflictivo barrio capitalino.

     Sobre este tema, fuentes judiciales aseguraron que se investigará si el joven Oros tenía algún tipo de problema con los efectivos de la Comisaría, “ya que no nos explicamos por qué fue directamente a disparar allí”, aseguraron. Ayer por la mañana, la fiscal de Capital que intervino en un primer momento, Laura Rusel, tomó nuevamente testimonial a los tres policías que dispararon contra el joven, quien, hasta el cierre de esta edición, continuaba con muerte cerebral en el Hospital Lagomaggiore. Según explicaron fuentes judiciales, la versión de los uniformados no evidenció contradicciones, aunque igual se investigará si mantenían algún tipo de conflicto con Oros.

    Esto porque el padre del menor señaló ante la Justicia que su hijo sí tenía problemas con algunos efectivos de esa dependencia. Además, la magistrada tomó testimonial con el que sería el único testigo presencial del hecho, un joven que justo pasaba por el lugar para ir a comprar pan.También lo hizo con la concubina del herido, quien aseguró no saber si su pareja tenía conflictos con la policía.

   Lo que está casi confirmado es que el individuo tenía problemas con las drogas, ya que su padre afirmó que acaba de salir de un centro de rehabilitación. Por su parte, desde la Inspección General de Seguridad (IGS) consideran que, a priori, y basándose en el preventivo que se les pasó desde la Comisaría 33, los efectivos involucrados no han actuado de forma irregular. “Hay indicios claros de que el personal actuó dentro del marco de la ley y se trató de un acto para repeler una agresión”, explicó Félix Pesce.

   El hecho comenzó cuando Oros ingresó con un arma a la Comisaría diciendo: “Los voy a matar a todos”.Disparó, y la respuesta de los policías no se hizo esperar: recibió tres tiros. Uno de los impactos le atravesó el tórax, otro fue en la ingle y uno en el tobillo. Fue llevado al Lagomaggiore y permanece con muerte cerebral.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.