La inflación de septiembre fue del 5,9%

access_time 20:29
|
20 de julio de 2006
|
AYUDARÍA A ESCLARECER EL DOBLE CRIMEN

Investigan la vida amorosa del psicólogo asesinado

Apuntan a sus relaciones sentimentales de los últimos seis meses. Se lo vincula con, al menos, cuatro mujeres. Ayer declaró un nuevo testigo

        El cruento doble crimen del psicólogo Flavio Piottante y de su paciente, Analía Estrella Libedinsky, es bastante complejo y desconcertante. De todas formas, los pesquisas están a un paso de confirmar que se trató de un drama pasional con diversos enredos amorosos. Si bien los investigadores no han podido dar con el sospechoso número uno –la ex pareja de la novia del profesional–, desde la Justicia apuntan a desenredar la vida sentimental del profesional.


         La misma fue bastante movida en los últimos tiempos, principalmente a finales del 2005 y mediados de este año. Estudian a sus últimas mujeres: la relación con Libedinsky y con su compañera de trabajo, Andrea Troncoso, sin olvidar a su “verdadera” novia, Claudia, quien entró en escena el pasado martes a la tarde. El objetivo es poder llegar a determinar por qué fueron asesinados Piottante y Libedinsky, ya que no hay testigos presenciales del hecho y todo es un misterio. Pero de algo están seguros los pesquisas: el que cometió el hecho los conocía perfectamente.


COMPLEJO.


          La historia de los últimos amores de Piottante, que además están asentados en el expediente que instruye el fiscal Eduardo Martearena, se remonta a finales del 2005, más precisamente a diciembre. En ese momento, el psicólogo, que también trabajaba en la Penitenciaría y daba clases en la Universidad del Aconcagua, estaba saliendo, informalmente con una joven de unos treinta años, pero su nombre no ha trascendido porque fue una vinculación amorosa fugaz.


        Piottante terminó con ella cuando apareció una nueva mujer en su vida, Claudia, quien fue citada por el fiscal y, el martes, se presentó a declarar en la Unidad de Delitos Complejos. Esta chica fue la que escribió la famosa carta hallada en la escena del crimen, cuando personal de Científica realizaba las pericias en calle Barcala 484 de Ciudad, lugar donde se perpetró el homicidio. Trascendió que la misiva fue escrita hace dos meses, según dijo Claudia al fiscal, aunque fue encontrada, por partes, en un tacho de basura, un día después del conmocionante suceso.


        Los investigadores tienen la impresión de que fue tirada en momentos posteriores al crimen, aunque esto todavía no ha sido confirmado.


 ENREDO.


      Mientras Piottante y Claudia se consolidaban como pareja, a principios de este año brotó una nueva relación. Se trata de Andrea Troncoso, quien compartía demasiado tiempo con el psicólogo. Entre otras cosas, tenían varios puntos en común: eran psicólogos y trabajaban juntos en la cárcel de calle Boulougne Sur Mer. Pero existía un problema:Andrea estaba de novia, y Piottante también. Igualmente, esto no fue un impedimento y comenzaron a verse más seguido, pero a escondidas. Andrea hacía cinco años que salía con un hombre de 32 años que trabajaba en una empresa de construcción.


        Compartían el mismo techo y, fruto de esa extensa relación, nació un varón que actualmente tiene 2 años y medio. Este sujeto –no se publica su nombre por pedido de la Justicia– es actualmente el principal sospechoso del asesinato y es buscado intensamente en todas las provincias del país.Hasta el cierre de esta edición, no había noticias de él.


 ÚLTIMOS DÍAS.


       Cuando la relación entre Piottante y Troncoso no se pudo ocultar, Claudia comenzó a sospechar. Y la pareja de Andrea, también. Un viaje que realizaron los psicólogos a Buenos Aires, al parecer por “motivos laborales”, fue el detonante. Claudia y la pareja de Troncoso se enteraron. Piottante y Troncoso terminaron con sus respectivas parejas –a fines de junio– y decidieron anunciar su romance. A su vez, la joven Libedinsky mantenía un amor “platónico” con Piottante, según los investigadores.


       Hacía cinco años que se trataba con él y era su alumna en la Universidad del Aconcagua. Ayer se cumplió una semana del doble asesinato y los investigadores se preguntan: ¿por qué al psicólogo le pegaron dos tiros y a Libedinsky la estrangularon? Fue un hecho pasional, aseguran

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.