access_time 08:16
|
31 de julio de 2006
|

INSPECCIÓN GENERAL DE SEGURIDAD

Investigan el accionar policial en hechos confusos

La Inspección General de Seguridad (IGS) comenzó a investigar el proceder de efectivos policiales que allanaron, al parecer erróneamente, un domicilio en Guaymallén, a partir del cual sus ocupantes denunciaron atropellos y destrozos, y a otros uniformados que detuvieron a dos alumnos en la radio de la UNCuyo, quienes dijeron haber sido maltratados

       Según explicaron desde la IGS, esta semana citarán a los involucrados, se conocerá el avance de las causas y se determinarán las responsabilidades. “Las investigaciones de estos dos casos ya están habilitadas. No podemos apresurarnos hasta que avancemos en las causas. Esta semana tendremos novedades y, si hay responsabilidades, se imputará a los efectivos”, señaló una alta fuente de ese organismo dependiente del Ministerio de Seguridad. De acuerdo con lo que resulte de la investigación, serán las sanciones correspondientes.


        Cabe recordar que la Ley Policial 6722 establece desde una suspensión hasta la exoneración de los efectivos involucrados. Durante la mañana del jueves, en las calles Pedro Molina y Pedro B. Palacios de Pedro Molina, Guaymallén, el GES (Grupo Especial de Seguridad) allanó la vivienda que allí se encuentra, buscando armas y drogas. Pero los policías no encontraron nada y, según los ocupantes, hubo un efectivo que reconoció que se habían equivocado de domicilio. Los habitantes de esa casa denunciaron todo tipo de destrozos y el robo de algunos elementos y dinero.



       Lorena Otero, una de las ocupantes de la precaria vivienda prefabricada, señaló a los medios que los policías se llevaron detenido a su marido, Jorge Adriazola (27) por averiguación de antecedentes y, después de doce horas de estar detenido, le inventaron una causa por portación de armas. Ese episodio, según relatan los denunciantes, habría ocurrido en la Seccional 25ª de San José, Guaymallén. El otro confuso procedimiento policial que terminó con la detención de los dos estudiantes de la UNCuyo se produjo luego de que estos jóvenes pintaran consignas políticas en las paredes de la Facultad de Arte.



      “Fuera Israel de Líbano”, fue la frase que imprimieron los estudiantes Luis Longone y Luis Fader, quienes denunciaron el sábado haber sido detenidos y maltratados por un grupo de policías que irrumpió en la radio de la universidad, donde ellos colaboran habitualmente. Según contaron, llegaron a este lugar porque salieron corriendo tras los disparos policiales mientras escribían las paredes. Ambos alumnos son militantes de la Corriente Obrera y Revolucionaria.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.