access_time 13:14
|
31 de mayo de 2007
|
|
INSPECCIÓN GENERAL DE SEGURIDAD

Investigan diez casos de corrupción policial

Los efectivos están en la mira por sus bienes. Algunos vivirían con ladrones.

    Las sorpresivas declaraciones de Alfredo Cornejo, ministro de Seguridad, revelaron la existencia de una serie de investigaciones que hacen foco en casos de corrupción policial. Tras reconocer Cornejo que hay policías vinculados a bandas delictivas, desde la Inspección General de Seguridad (IGS) indicaron que están investigando desde hace tiempo a casi una decena de efectivos. Los equipos de inteligencia todavía no tienen elementos para elevar los casos a la Justicia –la IGS sólo se ocupa de las faltas adminstrativas– pero existe la sospecha de irregularidades.

    En el organismo que controla a los policías, las expresiones del ministro Cornejo a este diario provocaron reacciones negativas. Después de mantener una reunión de directorio, algunos de sus miembros consideraron que las palabras de Cornejo pueden ser perjudiciales para detectar delitos y llegaron a la conclusión de que constituyeron un “mensaje disuasivo” para la fuerza. Es decir que, a juicio de la IGS, fueron formuladas para desalentar a los policías corruptos antes que para atraparlos y extirparlos de la fuerza.

    Sin embargo, a la vez, fuentes oficiales informaron que hace mucho tiempo están siguiendo los pasos de algunos efectivos y que hay cerca de diez carpetas con datos e indicios de irregularidades policiales. Uno de los puntos en estudio es el patrimonio de los policías: “Hay quienes tienen bienes que no concuerdan con los sueldos de la policía”, expresó una fuente bajo estricto off the record. Desde el organismo surgió, además, una afirmación sorprendente: habría pruebas de que algunos efectivos pasan la noche en las casas de individuos identificados como delincuentes.

BANCOS. El Ministerio de Seguridad está preocupado por la vigilancia de los bancos. Así lo reveló el propio Cornejo al sostener que el accionar de las bandas en estas entidades los mantiene en vilo.Ademas, el funcionario destacó la ley de escuchas telefónicas, que será promulgada esta semana, como una herramienta eficaz para evitar este tipo de golpes. En efecto, la inseguridad azota los bancos. Sin ir más lejos, al comienzo de esta semana, la sucursal del Banco de Galicia de Luján fue asaltada por cinco personas. El botín alcanzó los 300.000 pesos. A estos hechos se suman las casi habituales salideras bancarias.

    Pero una de las preguntas que se hacen los funcionarios de Seguridad es si los delincuentes cuentan con la complicidad de los custodios policiales de las entidades. Esto no ha sido probado hasta aquí, aunque el diagnóstico de la IGS no es alentador y refleja que el accionar de la policía no es, al menos, bueno. “Lo hemos testeado y es deficiente. Hemos llegado a la conclusión de que el servicio de seguridad bancario está mal prestado”, reveló ayer una fuente de la IGS.

CONFIRMACIÓN. El ministro Cornejo ratificó ayer que hay policías que delinquen. El funcionario fue abordado por la prensa en la Legislatura, adonde concurrió para promover un proyecto que amplía la edad de admisión a la policía (ver aparte). Si bien aclaró que son muy pocos los efectivos que están fuera de la ley, ratificó que hay policías “vinculados a bandas y a delincuentes cuentapropistas”. Cornejo indicó que tiene indicios de la participación de estos uniformados en delitos y aseguró que los casos se están investigando.

    Estas denuncias provocaron mucho revuelo ayer en el Ministerio de Seguridad. Algunas fuentes acotaron que hay problemas muy graves de corrupción policial. Pero Cornejo fue tildado de imprudente por levantar el velo que cubría las investigaciones en curso. En medio de diversas especulaciones, se dijo que el ministro Cornejo conocería casos que se suman a los ya detectados por la Inspección General de Seguridad.

    En este sentido, la sospecha es que Cornejo está haciendo una investigación paralela, ya que habló de corrupción policial sin nutrirse de los datos que han aportado los espías de la IGS. Para calmar el estado de sospecha, Cornejo le mandó ayer otro mensaje a la policía, esta vez, dirigido a los policías buenos. “Que se queden tranquilos los efectivos que no tienen vinculación con el delito, porque yo los voy a cuidar”, declaró, y confirmó que “va a haber un abogado en la IGS para que no tengan que pagar un defensor de sus propios bolsillos cuando reciban denuncias sin sentido”.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.