access_time 20:31
|
3 de mayo de 2007
|
|

Invento

Hace unos doce mil años, Peter Pitecantropus, recientemente erecto, encontró una vejiga de mamut, posiblemente ya fallecido

    Hace unos doce mil años, Peter Pitecantropus, recientemente erecto, encontró una vejiga de mamut, posiblemente ya fallecido. En un principio pensó en hacerse un gorro pero no era muy usado en la época, después pensó en fabricar el globo. Desechó la idea porque, como no había sido inventado todavía el Registro Civil ni el DNI, ni los cumpleaños se celebraban. De todos modos, por una de las aberturas de la vejiga sopló.

    La vejiga se hinchó. Selló el agujero por el que había soplado con un tiento de cuero de tigre diente de sable y obtuvo algo redondo, que cayó de sus manos y rebotó en el piso, volvió a rebotar hasta que se detuvo. Desilusionado, le pegó una patada para alejarla de su vida pero la vejiga hinchada rebotó contra una roca y volvió hacia él. Le gustó el jueguito y lo estuvo repitiendo durante todo el día. Algo he inventado, se dijo, pero no sé muy bien qué.

    Se lo dijo a su esposa y como esta no le dio pelota, él decidió dársela a sí mismo y le puso de nombre pelota a la vejiga hinchada. La mujer se lo reprochó. ¿Por qué no vas a laburar y dejás de inventar estupideces: primero fue la rueda, ahora la pelota? ¿Creés que va a tener alguna utilidad? Doce mil años después, 40.000 millones de personas en todo el mundo se preparan para ver rebotar el invento de Peter Pitecantropus.

TEMAS:

#Humor

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.