access_time 15:50
|
11 de octubre de 2006
|
|
Análisis

Intrigas internas en la nueva potencia

La realidad política de China ya no es un dato anecdótico de algún solitario estudioso. Su poderío militar y económico hace que todo lo que pase sea analizado con sumo interés.

        Las intrigas palaciegas dominan la actual reunión del Comité Central del mayor partido comunista del mundo, el PCCH, con 70 millones de afiliados, en la que el presidente Hu Jintao se deshace metódicamente de la vieja guardia, adepta al ex líder Jiang Zemin. La reunión secreta de cuatro días de los 350 miembros en el hotel militar Jingxi y que finalizará hoy, se produce dos semanas después de la mayor purga del PCCH en diez años, en la que el secretario general de Shanghai, Chen Liangyu, fue cesado el 23 de setiembre, acusado de corrupción.


        Chen, protegido de Jiang, se había opuesto frontalmente a la política económica del primer ministro Wen Jiabao, destinada a reducir el crecimiento económico en favor de mejoras sociales que disminuyan el descontento creado por la corrupción y las desigualdades. Precisamente, la corrupción de quienes crecieron al amparo de su predecesor Jiang es el recurso de Hu para deshacerse de la vieja guardia defensora del capitalismo salvaje. Para algunos, el escándalo podría hasta originar el cese de dos de los nueve miembros del Comité Permanente del Politburó, pertenecientes al Grupo de Shanghai, de Jiang, y responsables políticos de las ciudades donde se desarrolla la investigación: Shanghai y Beijing: Jia Qinglin (presidente de la Conferencia Política Consultiva) y el viceprimer ministro, Huang Ju.


        Sin embargo, los expertos señalan que el prudente Hu esperará al 17º Congreso del PCCH, en el 2007, y en el que Jia y Huang deben retirarse por edad, ya que ambos rondan los 70 años. "Que dimitan (en la actual reunión) Jia y Huang es lo de menos, son ya mayores y no van a durar mucho", dijo a Efe Yin Baoyun, catedrático del Instituto de Desarrollo Social de la Universidad de Beijing, quien señaló que la contienda entre Hu y Jiang es un asunto sensible sobre el que prefiere no pronunciarse. "No creo que los vaya a tocar. Hu Jintao es una persona cauta y esperará al año próximo.


       No quiere embarcarse en demasiados frentes, tiene que limitar el ámbito de sus ataques", explicó hoy a Efe Joseph Cheng, presidente de la City University de Hong Kong. En opinión de Cheng, lo que está haciendo Hu es "enviar señales sobre su objetivo", las que demuestran "que tiene el control sobre los cuadros corruptos y que estos deben tener cuidado". Desde su llegada a la secretaría general del PCCH, en el 2002, hasta conseguir la retirada de su predecesor de la Comisión Militar Central,Hu, investido presidente en el 2003, ha ido ganando apoyos en forma discreta para su política de "armonía social", aunque ha recortado las libertades sociales.


       Una de las figuras más fascinantes de toda esta red de intrigas es la del vicepresidente Zeng Qinghong –coordinador de los miembros del Politburó y considerado, hasta la llegada al poder de Hu, como un acólito de Jiang–, quien, según varias fuentes, habría orquestado la eliminación del secretario del PCCH en Shanghai. "Zeng comprendió que no podía seguir retando a Hu", explicó Cheng. "Intentó hacerse con la vicepresidencia del Ejército y fue rechazado. Pero consiguió que Jiang dimitiera en favor de Hu". "Hu Jintao depende de Zeng", opinó Yin. "Es una persona con mucha capacidad de trabajo y, aunque estuvo con Jiang, Hu lo necesita", aseguró. Desde el 2002, Hu se ha movido con cautela y consiguió rodearse de hombres de confianza de sus tiempos de gobernador en el oeste de China y como líder de la Liga de Juventudes Comunistas, con cuyo apoyo cuenta.


      La remodelación del Comité Permanente parece inminente y empieza a barajarse la posibilidad de que el número de miembros se reduzca de 9 a 7, mientras ya suenan nombres de posibles candidatos. De los actuales nueve miembros, es evidente que Hu y Wen se mantendrán, Huang y Jia es seguro que abandonarán, a más tardar, en el 2007, mientras que Wu Guanzheng (responsable de Disciplina), Li Changchun y, quizás, Wu Bangguo (presidente del Parlamento) pueden retirarse por edad. Entre los candidatos más probables para sustituirlos se habla de algunos de los veintidós miembros del Politburó, como Zhou Yongkang, responsable de Seguridad Pública; Liu Yunshan, Propaganda; Zhang Dejiang, secretario en Cantón; el secretario en Beijing, Liu Qi, e incluso la actual viceprimera ministra, Wu Yi, "porque necesitan una mujer", explica Cheng.


        De los políticos que pueden ser promovidos al Politburó se barajan los actuales ministros de Comercio, Bo Xilai, y de la Comisión de Reforma, Ma Kai; el gobernador del banco central, Zhou Xiaochuan; los secretarios en Liaoning, Li Keqiang, Jiangsu, Li Yuanchao, y Zhejiang, Xi Jinping, y el alcalde de Beijing,Wang Qishan. 

TEMAS:

Opinión

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.