access_time 07:51
|
22 de julio de 2006
|
CRISIS EN ORIENTE MEDIO

Inminente invasión terrestre a Líbano

Israel ya movilizó a miles de reservistas. Estados Unidos decidió intervenir e intentar buscar una solución al conflicto. Continúa el éxodo de ciudadanos extranjeros

          Israel movilizó ayer a miles de reservistas, en el preludio de una posible invasión terrestre de Líbano, mientras EEUU ha decidido buscar una solución tras las consecuencias catastróficas de un conflicto que ha generado preocupación mundial. El Gobierno estadounidense, firme aliado de Israel y que hasta ahora se ha negado a apoyar un alto el fuego solicitado por la ONU y la mayoría de la comunidad internacional, enviará mañana a la secretaria de Estado,Condoleezza Rice, a Oriente Medio para tratar de detener la actual crisis, según fuentes oficiales citadas por la CNN.


         Con ese mismo objetivo, el Alto Representante para la Política Exterior de la Unión Europea, Javier Solana, concluyó el jueves en El Cairo una gira por Oriente Medio, tras la cual dijo que se necesitarán todavía “varios días” para “madurar” una solución a la crisis. Diez días después de que Israel comenzara a bombardear Líbano, en busca de dos de sus soldados capturados por la milicia chií Hezbolá, su ofensiva ha causado, 350 muertos al menos, la mayoría civiles, y un tercio de ellos, menores, así como 1.200 heridos, según el Gobierno libanés.



        El jefe del estado Mayor del Ejército israelí, general Dan Halutz, dijo ayer, por su parte, que cien milicianos de Hezbolá han muerto desde el comienzo de la ofensiva, y añadió que su país “continúa las operaciones terrestres” para neutralizar a ese grupo chií. El Ejército de Israel lanzó ayer octavillas invitando a los libaneses a huir del sur, y admitió que ocho soldados murieron y otros 16 han resultado heridos en combates en las últimas 48 horas. Sin excluir ni confirmar la posibilidad de que Israel lance, en breve, una gran ofensiva terrestre, con la que se especula desde hace días, y tras la llamada a filas de 5.000 reservistas, el general Benny Gantz, jefe del Comando del Ejército de Tierra, dijo que las operaciones terrestres continuarán


        El comandante de la Zona Norte del Ejército israelí, general Udi Adam, afirmó, por su parte, que “estamos en guerra. La guerra cuesta vidas, también vidas civiles, de modo que sugiero que no contemos los muertos, porque lo que necesitamos ahora es mostrar nuestra fuerza y determinación”. Por su parte, los cohetes lanzados por los milicianos causaron, hasta el momento, 29 muertos israelíes y decenas de heridos, los últimos 15 ayer en Haifa, cuando hacían las compras para la celebración del Sabath, el día sagrado de los judíos, que comienza a la caída de la tarde. Varios médicos que trabajan en hospitales del sur de Líbano dijeron ayer a Efe que las víctimas que reciben de las zonas bombardeadas por Israel presentan heridas de un tipo que nunca antes habían visto y que “no son de armamento convencional”.



        Medios libaneses denunciaron, hace días, que Israel utilizaba bombas de fósforo blanco, prohibido en la legislación internacional, en sus ataques al sur del país. Por su parte, el líder de Hezbolá,Hasan Nasralá, declaró a la televisión Al Yazira, el jueves, que la liberación de los soldados israelíes sólo se logrará mediante “negociaciones indirectas en el marco de un canje” por prisioneros libaneses y árabes. Mientras tanto, continuó la evacuación de miles de extranjeros a través del puerto de Beirut y de Dbaye. Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Canadá y Australia aceleran la partida de sus nacionales.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.