access_time 14:50
|
10 de septiembre de 2019
|
Informe

Se consume más vino cuando la cerveza sube de precio

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1568137145952Baja%20consumo%20de%20vino%20(2).jpg

A su vez, esta bebida se ve beneficiada cuando aumenta la cerveza, aunque en una relación menor a los consumidores que pierde, según un estudio del Observatorio Vitivinícola Argentino.

Un informe del Observatorio Vitivinícola Argentino reflejó que con cada aumento de precio, son menos los compradores que compran vino en el país. Pero además se evidenció que cada vez que la cerveza, la bebida de mayor consumo, aumenta su precio, esto termina beneficiando el consumo de vino, de acuerdo al estudio. 

De acuerdo con el análisis, realizado mediante estudios econométricos, por cada punto porcentual de aumento del precio del vino en el mercado argentino, la cantidad demandada cae 0,7%. "Los niveles de la actividad económica, junto con la capacidad de mantener los precios por debajo de la competencia, tanto de industria como por bebidas sustitutas, determina los límites que le pone el mercado a la industria", indicó Daniel Rada, director del Observatorio.

Respecto a estas bebidas sustitutas, la tendencia de consumo actual es un "reemplazo" del vino por la cerveza. Sin embargo, esta última tampoco se libra del efecto que tienen los aumentos en la decisión de los compradores, de acuerdo con el informe: "Por cada punto porcentual que aumenta el precio de la cerveza, la demanda de vino se incrementa 0,6%".

A su vez, el crecimiento del nivel de ingresos de la población también incrementa en cada punto la demanda de vino, en este caso un 0,3%.

De esta forma el nivel de actividad económica, el precio de la cerveza y la inflación (que no sólo afecta la capacidad de compra sino que también distorsiona los precios relativos) "explican en un 95% el comportamiento del consumo del vino en Argentina", aseguró Rada.

"El consumo de vinos cambió por diversidad, globalización y patrones de consumo. Esta es una realidad que no podemos ignorar: a nivel global ya no se manejan los mismos volúmenes que hace una o dos décadas, no son los mismos patrones", agregó.

Argentina y el mundo

Desde el 2010, el consumo mundial de vino se acerca a los 24.500 millones de litros, es decir, unas 27 veces el mercado interno de Argentina (aproximadamente 900 millones de litros de vino por año). "El tema es que hay cada vez más países consumidores e importadores, pero también productores y exportadores", advirtió el titular del Observatorio.

En paralelo, si se considera el consumo total de bebidas alcohólicas, se puede observar que los niveles son cada vez más similares entre países, con una tendencia a la baja que viene desde 1990.

El promedio de comercio interno de cada país respecto al vino es de 1.000 millones, por lo que Argentina se encuentra debajo de esa media. Los países principalmente importadores han aumentado su consumo, mientras que los principalmente exportadores han disminuido sus ventas.

El principal grupo de consumidores está conformado por Estados Unidos, Francia, Italia, China, Alemania, Reino Unido, Rusia y España. 

"Advertimos, además, que los grandes productores y además exportadores netos de vino (Francia, Italia, España y Argentina) presentan una tendencia decreciente en el tiempo. En tanto que los grandes consumidores e importadores netos tienen un comportamiento opuesto, es decir, un consumo creciente debido a mayores importaciones", indicó Rada.

Comentarios de la nota

© 2019 Copyright.