access_time 12:53
|
17 de agosto de 2006
|
INVESTIGACIÓN DEL INV

Igual superficie de viñedos, pero con cepajes finos

El organismo presentó un trabajo donde se analiza la evolución de la industria en los últimos diez años. Reclamos de productores.

    La superficie implantada con viñedos no ha crecido en forma significativa en los últimos once años, pese a la explosión que tuvo la industria. Lo que se produjo fue una gran reconversión de cepajes comunes a finos. El Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) presentó ayer un informe sobre la evolución de la industria desde 1994 al 2005, que incluye proyecciones hasta el 2010.

    El trabajo, que se hizo en base a imágenes satelitales, muestra las tendencias de la industria en los últimos años: la reconversión a cepajes finos –que antes representaban el 20 por ciento del total de la superficie implantada y hoy llegan al 48 por ciento–, que hubo sólo 2,7 por ciento más de viñedos y que se utilizan más kilos de uva para hace un litro de vino. El titular de INV, Raúl Guiñazú explicó los puntos clave del trabajo ante un grupo de especialistas, entre los que había productores de todo el país, y la ministra de Economía, Laura Montero.

    Todos coincidieron en que esta es la primera investigación que aporta datos fidedignos sobre la industria y que, en base a eso, se podrán planear estrategias a futuro. El único que no se mostró conforme con la investigación fue el presidente del Centro de Bodegueros del Este, Raúl Riarte, quien aseguró que la impresión de quienes trabajan en el sector es que existen muchas más hectáreas implantadas de las que aparecen en el informe.

    Por eso pidió que se concrete un censo, para darle mayor certeza a la información. El gerente de Bodegas de Argentina, Juan Carlos Pina, le contestó que la industria no se puede seguir moviendo en base a sensaciones. Le dio crédito al informe y, aunque aclaró que es perfectible, explicó que es lo más real que tienen.

RECLAMOS. Otro empresario que presentó sus reclamos fue el presidente del Centro de Bodegueros de La Rioja, Roberto Mantovani. Pidió que el INV siga siendo un organismo técnico y que no se transforme en un ente político, y que se descarten dos ideas: la prohibición de implantar viñedos y el estampillado para los vinos que se exportan. “Si es necesario poner un estampillado en los vinos, significa que ustedes deben irse, porque, justamente, son el organismo que debe controlar”, explicó el empresario.

    Mantovani solicitó, además, la prohibición para que se produzcan vino con variedades comunes como cereza o moscatel que, entiende, deben ser utilizadas para mosto o venta en fresco. Otra de las críticas que lanzaron los dirigentes tuvo como blanco al grupo de productores que se enfrentó con el Gobierno. “No representan a nadie”, fue la frase que se escuchó de boca de los empresarios.

CIFRAS. De acuerdo con el informe, en 1994 la superficie implantada con cepas en el país era de 208.772 hectáreas, mientras en el 2005 esa cifra subió a 213.106, lo que representa un crecimiento de sólo 2,7 por ciento. En cuanto a la evolución de los cejapes de alta calidad enológica, en 1994 abarcaban 53.413 hectáreas y en el 2005 llegaron a 101.354, lo que representa una variación porcentual del 89,76 por ciento. En cuanto a las variedades de uvas, las que más superficie ganaron fueron cabernet sauvignon, malbec, syrah, merlot y bonarda, entre las tintas, y chardonnay y sauvignon blanc, entre las blancas.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.