access_time 15:31
|
20 de marzo de 2007
|
|

Humo difícil

El tipo es fumador. Muchas veces trató de abandonar el hábito del tabaco pero no lo consiguió, el vicio fue más fuerte. Dejar el cigarrillo no es difícil, el problema es que alguien siempre te lo agarra.

    El tipo es fumador. Muchas veces trató de abandonar el hábito del tabaco pero no lo consiguió, el vicio fue más fuerte. Dejar el cigarrillo no es difícil, el problema es que alguien siempre te lo agarra. Tiene que bancarse a los no fumadores que lo acusan, que lo culpan, que lo instan a abandonarlo como ellos lo hicieron. Los que dejaron de fumar creen tener un halo de héroe doméstico que algunas veces molesta. El tipo es un débil del pucho y en Ciudad está prohibido.

    Entonces, el tipo trata de rebuscárselas: le pone al cigarrillo un pompón de color en la punta, de tal forma que parezca que es un chupetín, pero lo delata el humo. Si quiere tomar un café, se toma un taxi hasta Godoy Cruz, donde la prohibición no corre. Claro que un cigarrillo le sale, en el mejor de los casos, 17 centavos y en el viaje hacia su deleite debe invertir, al menos, siete pesos.

    Entonces, se refugia en Ciudad en los lugares abiertos, que es donde la prohibición todavía no corre, y fuma con el aspecto de estar esperando a alguien, para disimular, y tira la colilla en la vereda o en las acequias, que se han transformado en enormes ceniceros longitudinales.

    O busca un bar que tenga mesas en la acera y ahí se instala y fuma dos cigarrillos con el mismo café, previendo que el cigarrillo que le toca dentro de una hora no va a contar con un café con mesas en la acera a mano. Se le ha complicado la vida al fumador que vive o trabaja en el centro. Le queda solamente la intemperie y por poco tiempo, porque no falta mucho para el invierno.

TEMAS:

#Humor

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.