access_time 14:12
|
10 de mayo de 2007
|
|
SANTA CRUZ

Hubo 15 heridos por represión policial

La crisis en Santa Cruz ya tiene varios detenidos y numerosas marchas.

    Quince personas sufrieron heridas ayer, dos de ellas de gravedad, cuando la policía reprimió una marcha de trabajadores municipales que intentaba ingresar a esta ciudad con vehículos pesados. Por su parte, el Gobierno insistió en que los reclamos responden a cuestiones políticas. La represión de los trabajadores municipales, que por una denuncia gremial investiga el fiscal Gabriel Giordano, aumentó ayer la tensión en la provincia. El martes hubo ataques con bombas Molotov y represión de la Gendarmería a docentes que protestaban frente a la casa del presidente Néstor Kirchner.

    La continuidad de los conflictos generó preocupación a nivel nacional, dado que varios dirigentes opositores se pronunciaron contra la represión y fuentes de la Casa Rosada dijeron a DYN que Kirchner fue informado toda la mañana sobre la situación por el ministro del Interior, Aníbal Fernández, en base a reportes del jefe de la Gendarmería, Héctor Schenone. El Gobierno provincial reiteró ayer en un comunicado que la crisis local obedece a “una disputa política impulsada y encabezada por el intendente (de Río Gallegos), Héctor Roquel”.

    Roquel participó ayer de la protesta del los municipales, quienes reclamaban el pago de fondos extra a la comuna para afrontar un aumento salarial de 15 por ciento a sus trabajadores. La provincia también acusó al jefe de la filial capitalina del gremio SOEM, Pedro Biott, por iniciar los incidentes. Fuentes médicas del hospital regional de esta ciudad, en el que fue asistida la mayoría de los heridos, confirmaron ayer que dos personas quedaron internadas por presentar heridas en un pie y lastimaduras en el rostro.

    La intervención médica al empleado municipal Miguel Ángel Aranda, a quien se le amputaron tres dedos de un pie, también generó polémica. Familiares de Aranda declararon a DYN que tenía un pie destrozado y que los médicos intentaban establecer si recibió un balazo de plomo o de goma a corta distancia, porque, según testigos, alguien le habría disparado desde una camioneta de la Policía provincial. Sin embargo, el ministro de Gobierno, Daniel Varizat, afirmó: “Se ha comprobado que fue visto cuando se clavaba una barreta metálica en el pie para fingir una herida de bala”.

    Varizat, el jefe de policía,Wilfredo Roque, y el secretario general de la gobernación, Roque Ocampo, ofrecieron ayer una conferencia de prensa ante cuatro medios de comunicación locales para explicar la actuación de las fuerzas de seguridad para impedir que la marcha con vehículos pesados, como topadoras y camiones, llegara al centro de la ciudad. El funcionario insistió en que se organizan protestas y medidas de fuerza para establecer un alto grado de indisciplina social y generar hechos que alteren el orden.

    Ese plan, según el ministro, busca generar una renuncia o algún cambio que permita mostrar un gobierno débil o irresoluto, que no sólo afecte a la provincia sino a la política del Gobierno nacional. Ocampo advirtió: “No debe haber ningún herido más en las manifestaciones”, aunque sostuvo que hay que garantizar la seguridad de las personas y de los bienes públicos.

TEMAS:

El País

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.